Fuga rosa

The Pink Panther. Mural La Plata. Falopapa Foto: El Sudaca Renegau Licencia CC 2.0

El Señor Juan Sebastian. (Ignoro el autor)

Anuncios

Marta y Juan Sebastián

Mural Marta. Gonnet, partido de La Plata. Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Dale Martha, tocate una de Juan Sebastian.

¿Quién es Juan Sebastian?

Pianos y pucheros

sábado, 31 de agosto de 2013 RECUERDOS DE MI VIEJA

“Mi amada vieja, la hermosísima, inolvidable María Fontova (y que cagada que no tengo fotos de ella, porque, o lo perdí, o me lo chorearon , que se yo, un cuaderno en el que guardaba casi todo acerca de ella y de mil otras más. Y bueno, esas cosas.) ella fue una gran concertista de piano, que en su juventud conformó un dúo con su viejo, con mi abuelo, León Fontova, violinista, fundador de la Sociedad de Música de Cámara de Buenos Aires, director e integrante del Cuarteto de Cámara Buenos Aires. En esos días de la juventud de María, ella y León, a piano y violín, hacían conciertos a dúo por todo el país, en pueblos, cárceles y fábricas, entre otros tantos lugares. Recordando tanta cosa, contaba mi vieja que al final de uno de esos conciertos, esa vez uno en la Cárcel de Ushuaia, a un interno se le permitió ir a entregarle un papelito en el que a ella le había escrito un poema. (Imaginate, era una joven, hermosa pianista) El interno se llamaba Santos Godino.

Mural La Plata, circunvalación. (barrio Meridiano V). Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0
Cayetano Santos Godino, más conocido como El Petiso Orejudo.

*

Mural La Plata, circunvalación. (barrio Meridiano V). Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0
Cayetano Santos Godino, más conocido como El Petiso Orejudo

Vaya a saber si mi vieja, la persona más delirante que conocí en toda mi vida conservó ese papelito. Nunca le importó, explicarnos, a mi hermana o a mí, que mierda pasó con ese papelito. Y si es que lo había perdido, realmente le había chupado un huevo. Así era mi amada, delirante vieja, ella era sólo aquí y ahora, todo amor, humor y música. Y qué cocinera, conchisumá! Porque en medio de interpretar un exquisito Concierto Italiano, de Bach, interrumpía el teclado de su Bechstein de cola para ir a la cocina a ver si el delicioso puchero que estaba haciendo andaba bien . María, mi vieja inolvidable.”

Horacio Fontova

Nigger… no sé. Se huele a puchero.

Abrazo.