Chau samig@s: cierre del blog.

¿Por qué?…
Todo comenzó con algo que no es la causa. Pero comenzó por ahí. . Dropbox me informa que ha cancelado mi compartición de archivos porque una editorial ha denunciado que estaba alojando un libro del que ellos son los propietarios de los derechos.
Como anularon la posibilidad de compartir archivos, en general, tampoco puedo compartir mis propias fotos pedorras de mural y sténcil que ya están alojadas ahí, ni las musiquitas que se reproducían con el reproductor de WordPress
Pensé… no importa. Mudo todo a otro repositorio y chau.
Después reflexioné… ¿Pa qué?…
¿Qué es este blog?…

Una especie de recomendaciones de músicas, imágenes, libros. Una locura sin hilo ni sentido. (sentido como direccionalidad y como razón de ser) Proporcionalmente hay poca elaboración personal. La mayoría de las cosas se encuentran en otro lado. Y no más levantar la vista, o mirar el piso, un mundo de arte callejero se abre a cada paso, aquí y en cualquiera de los lugares desde donde la gente se da una vuelta por el blog.

Igual deberé acostumbrarme. Una parte de la construcción del blog tenía la función de laborterapia.

Al blog no lo eliminaré. Solo que ya no me ocuparé de escribir ni contestar. Una etapa cerrada.
Algunos de los lectores de este blog tienen sus propios blogs… allí seguiré molestando con algo de acidez sudaca y renegada.

De despedida va la foto de una mina en pelotas, que me miraba desde arriba,inalcanzable. Fotito de hoy mismo 24 de agosto de 2013.
También dejaré fija una entrada a la que le tengo cariño, que define el único sentido que le encontré a todo este tiempo bloguero: la necesidad de compartir saberes, pareceres, recetas, sospechas, dudas,temores. La cultura… eso que nos hace human@s.

Anuncios