La mirada de los otros X (lenguaje musical o pasos de gigante)

Tengo la tara de no saber tocar ningún instrumento musical. Pero a esa frustración le sumo una perplejidad.

Hay quienes leen música con sus ojos  y la oyen con su cerebro.
¿Cómo es posible que la música pueda ser escrita/leída?…
Los que no tenemos formación musical, vemos una partitura y nos resulta igual que ver la página de un libro escrito en un idioma desconocido: un montón de signos y un enigma.

Lankavatara-sutra, sutra del descenso de Buda a Sri Lanka.

¿Se imagina que uno lee una secuencia de símbolos y a la vez, una música va sonando en la cabeza?… O al revés, que la música pueda ser registrada con símbolos y luego yo mismo u otra persona puedan reproducirlos casi exactamente con solo leerlos/decodificarlos?… Si usted es músico, claro que se lo imagina… ¡Qué viv@! 🙂

El habla y el lenguaje escrito pasan por un proceso análogo. Pero con la música, siento que hay un salto cualitativo… como un avance mágico con pasos de gigante.

Si usted toca la guitarra, y al igual que Juan Carlos Pelotudo quiere tocar Giant Steps de Coltrane, no le paso con el Profesor Mostaza Merlo, sino con Belial Báez. Que le aproveche, pinche que l@ envidio

Anuncios

Chihiro por dos y disculpas.

Dale flaca, tocate algo.
(Si pone el audio a la chapa… temblará con Chihiro Yamanaka)


¡Qué te parió, Chihiro!… ¿Querés un vaso con agua  para enfriar los dedos?

¡Otra más…. y no jodemos más!

Chihiro… me acordé de la peli de Hayao Miyasaki. Una genialidad. Disfrútela. Entiendo que para Ud. este cine es una cagada. Le pido 10 minutos. Si a los diez minutos sigue pareciéndole una cagada, le pido disculpas. ¿Que para Ud este cine no es una cagada?… Bien… entonces le pido disculpas a Ud.
La musica es de Joe Hisaishi. En este blog ya disfrutamos de Joe con Madness.  Y con Fantasía.
Si ve El viaje de Chihiro, encontrará similitudes con Alicia en el país de las maravillas. Las interpretaciones sobre la obra son múltiples. Hasta vinculadas con la prostitución infantil

Robos

Para ir a la ferretería no hay como la bici. La ida es muy sacrificada porque tengo una cuesta muy empinada. Pero la vuelta es gloriosa, ya que disfruto de la bajada.
Tengo mi estrategia. La subida la enfrento con música.
Y casualmente me tocó del disco Brilliant Corners (1956) un blusito llamado Bolívar. (Ba Lue Bolivar Ba Blues Are) ¡Qué te parió Thelonius Monk!!!
Opa,opa marsopa… ¿No se lo choreó Disney luego para el tema Cruella de Vil de 101 Dálmatas?

Si. Se lo chorió.

(Bill Lee, Lisa Davis & Ben Wright)

Llego a la ferretería. Compro mis 12 tirafondos, mis cuatro bulones con sus arandelas y tuercas. En la frutería que está al lado me seducen una mandarinas y las manzanas moño azul a doce pesos el kilo.
El camino de vuelta… la gloria.
Sin música pienso. Siria.
¿Qué sabemos de Siria?… Nada. Lo que quieren que sepamos.
Por este lado, lo que quiere EEUU que sepamos.
¿Y Rusia que quiere que sepamos?

Bueno… otra voz.
Pero como diría Sabina: “Siempre que luchan la KGB contra la CIA, gana al final la policía”.
No hay como andar en bicicleta

Feria de mi corazón

¿Un mural de Antonio Berni dañado? … No, una pared con un mural en la feria de City Bell (Partido de La Plata).
Foto: El Sudaca Renegau licencia CC 2.0 Si pincha y a la vez grita !Que lindo mural!… el mural se agranda 🙂

*

¿Un boceto de Siqueiros?… No, una pared de la feria de City Bell (Partido de La Plata). Con un aire compadrón
Foto: El Sudaca Renegau licencia CC 2.0

*

La feria de City Bell (Partido de La Plata).
Foto: El Sudaca Renegau licencia CC 2.0

En el  año 1955 Thelonius Monk graba un disco en homenaje al Duke Ellington. Acá va su versión de Caravan. ¿Que tiene que ver esta música con la feria de City Bell?… Era lo que sonaba en mis auriculares mientras oprimía el disparador.

Creo que en esa formación está Kenny Clarke en la batería y  Oscar Pettiford en el contrabajo. En el piano el gran Thelonius

Mientras me volvía a casa, era era otra la que sonaba: I Let A Song Go Out Of My Heart

Mañana cursi. Chimanguear… ¿p’a qué todo lo demás?

Tal vez sea el efecto de la inyección de calmantes que me dieron ayer por la fuerte contractura muscular en la cintura. O el diclofenac de esta mañana. Estoy invadido por la cursilería. (Bienvenida sea).
Una cosa me llevó a la otra.
Escuché a esta mina negra con voz de sueño y un fuelle de fondo que le da un toque que me cuesta ponerle palabras.
Ese fuelle me recordó una cena con Juan y Pablo en el Club Gútemberg de La Plata.
¿Por qué acordeón?… Juan dice que lo estudia para ser feliz. No es por chamamecear ni por ser famoso. Es más bien por ese acordeón incidental parisino, ese sonido que acompaña sin protagonismo a voces o instrumentos que coordinan. Y por expresarse con otros recursos.
Mientras chiamangueábamos* un dorado a la parrilla con salsa criolla y papas fritas, la charla también se rodeaba de olores infantiles. Tres tipos comiendo y hablando de olores de la infancia: jazmines, lantanas, y más.
Un mozo temeroso, otro fanfarrón. Y el acordeón sonando en la charla, sin que nadie tocara en realidad.

*Chimanguear: (o caranchar) Término del Litoral Argentino y de la provincia de La Pampa, que se refiere a la acción de atacar con tenedor, cual chimangos o caranchos en ronda, a un pescado de río asado sobre las escamas o el cuero, servido en el medio de la mesa, sin platos individuales.

La mina canta y el fuelle rezonga

Throw It Away
I think about the life I live
A figure made of clay
And think about the things I lost
The things I gave away

And when I’m in a certain mood
I search the house and look
One night I found these magic words
In a magic book

Throw it away
Throw it away
Give your love, live your life
Each and every day

And keep your hand wide open
Let the sun shine through
‘Cause you can never lose a thing
If it belongs to you

There’s a hand to rock the cradle
And a hand to help us stand
With a gentle kind of motion
As it moves across the land

And the hand’s unclenched and open
Gifts of life and love it brings
So keep your hand wide open
If you’re needing anything

Throw it away
Throw it away
Give your love, live your life
Each and every day

And keep your hand wide open
Let the sun shine through
‘Cause you can never lose a thing
If it belongs to you

Throw it away
Throw it away
Give your love, live your life
Each and every day

And keep your hand wide open
Let the sun shine through
‘Cause you can never lose a thing
If it belongs to you

‘Cause you can never lose a thing
If it belongs to you
You can never ever lose a thing
If it belongs to you

You can never ever lose a thing
If it belongs to you
You can never ever lose a thing
If it belongs to you

¿Qué hay más importante que las pequeñas cosas, esas que si son tuyas no se pierden?
Una chimangueada y risas con amigos. Y como dice la letra de Tirarlo a la Basura (Throw It Away), Mantener la mano abierta y que el sol pase a través…todo lo demás…¿P’a qué?…

Pensé en poner una imagen de rayos de sol atravesando los dedos de una mano. Mejor no.
Marcha dorado a la parrilla con salsa criolla

Romántica descansa sobre medidor de gas. Mr. Danger acecha. Suicidio en Massa

Romántica descansando. Graffitti en La Plata, en la calle 9 e 63 y 64. Me lo envió mi amigo Néstor Artiñano. Gracias Arti
Licencia CC 2.0
Note que   Mr Danger, acecha entre sus piernas (si pincha se abre más grande en otra ventana)

La minita genera suicidio en Massa. :S

Isn’t it Romantic (Bill Evans Trio At Shelly’s Manne-Hole, Hollywood, California, 1963) Bill Evans, piano – Chuck Israels, contrabajo –
Larry Bunker, batería.
Pero esto no es todo… En el 2006, el Comandante se refiere a nuestro amigo y protector Mr Danger y todo queda integrado, gracias a la magia de Audacity

La voz de Hugo queda mal, no culpa de Audacity, sino de la calidad del audio que extraje de un video de Youtube

el trío sin su vocalista estrella
Isn’t it Romantic

Richard Bona

Richard Bona nació en  Minta, una pequeña aldea de Camerún.

De niño escuchaba a su madre cantar y fabricaba sus propios instrumentos con cuerdas, rayos de bicicleta y  latas de aceite.

Su vida fue transformándose poco a poco. Niño prodigio músico de iglesia, partenaire de su padre.

Un poco mayor  escucha a Jaco Pastorius  en un disco. Le cambió la vida.

Richard se decide por el bajo.  Y todavía  purrete se va a París a hacer jazz y estudiar.

Se la haré breve: el tipito llega a la cima, porque el talento se abre paso: un genio del jazz que toca todos los instrumentos y canta. (en francés, camerunés, inglés). Radicado en NY tocará con Pat Metheny , Branford Marsalis, Herbie Hancock Larry Conell , Paul Simon etc

Si pincha necesitará el pass: zonadejazz

Eyala, el cuarto tema del primer disco:
Dale Richard… tocate algo