Ovejas II (¡A la flauta!…)

En 1995, el sitio de Divje Babe, Eslovenia, el arqueólogo Ivan Turk encontró una flauta de hueso, hecha con fémur de oso cavernario. La flauta Neanderthal tiene 60.000 años.
Se discutió que se tratara de una flauta. Ljuben Dimkaroski, músico profesional, toca el instrumento reconstruido.

Emmanuel Pahud toca su flauta traversa de oro. (Nadie discute que se trate de una flauta). Ché pibe, tocate una de Juan.

Ilustración de Quino.

Gracias Quino.

Mate Cosido (Robin Hood Sudaca)

David Segundo Peralta tenía la cabeza rajada por una cicatriz, es decir, tenía el mate cosido. (por eso va con s y no con c, como se escribe la infusión basada en yerba mate)
Este bandolero rural les robaba a los Bunge y Born, Dreyfus, La Forestal y repartía (alegría) entre el pobrerío.

Historieta
Guión de Almendro y dibujos de Peiró. Publicada en la Revista Fierro nº 27 año II  Editorial La Urraca, Noviembre de 1986

Para descargar: Pinchar acá

Si quiere leer el artículo de Hugo Chumbita, (Publicada en la Revista Fierro nº 27 año II  Editorial La Urraca, Noviembre de 1986) pinche las páginas para agrandar.


Libro de Eric Hobsbawm – Rebeldes Primitivos

Cipayos

Noticia de Clarín El Gran Diario argentino del 23/08/2013 escrita por Ezequiel Burgo

El gobierno pierde. ¡Joya! Como diría Jorge Meconio: -El pierde, yo no-

Jorge Meconio, personaje de Diego Capusotto

No puedo dejar de recordar El Sueñero, Historieta de Enrique Breccia, de la Revista  Fierro temporada 1.

Vivaviva lodeafuera, dice el cartel. La remera del gorila dice: Cipayo University
El dibujo se encuentra en la página 72 de la compilación de todos los capítulos de El Sueñero. Guión y dibujos de Enrique Breccia 1984

Si quiere descargarse la historieta entera, de 82 páginas (una carpeta con todas las páginas en jpg), pinche acá. Si me tiene paciencia, me la pide por mail y se la regalo en pdf (si esto lo ve cuando el enlace se haya caído, chifle por mail o comente en “comentarios”)

Advertencias azules



Destino sudaca

Ilustración del Tomi Müller. Pinche y salúdelo de mi parte (Y pídale indulgencia por mi afano)

Poema Conjetural
El doctor Francisco Laprida, asesinado el día 22 de setiembre de 1829 por los montoneros de Aldao, piensa antes de morir:
Zumban las balas en la tarde última.
Hay viento y hay cenizas en el viento,
se dispersan el día y la batalla
deforme, y la victoria es de los otros.
Vencen los bárbaros, los gauchos vencen.
Yo, que estudié las leyes y los cánones,
yo, Francisco Narciso de Laprida,
cuya voz declaró la independencia
de estas crueles provincias, derrotado,
de sangre y de sudor manchado el rostro,
sin esperanza ni temor, perdido,
huyo hacia el Sur por arrabales últimos.
Como aquel capitán del Purgatorio
que, huyendo a pie y ensangrentando el llano,
fue cegado y tumbado por la muerte
donde un oscuro río pierde el nombre,
así habré de caer. Hoy es el término.
La noche lateral de los pantanos
me acecha y me demora. Oigo los cascos
de mi caliente muerte que me busca
con jinetes, con belfos y con lanzas.
Yo que anhelé ser otro, ser un hombre
de sentencias, de libros, de dictámenes
a cielo abierto yaceré entre ciénagas;
pero me endiosa el pecho inexplicable
un júbilo secreto. Al fin me encuentro
con mi destino sudamericano
.
A esta ruinosa tarde me llevaba
el laberinto múltiple de pasos
que mis días tejieron desde un día
de la niñez. Al fin he descubierto
la recóndita clave de mis años,
la suerte de Francisco de Laprida,
la letra que faltaba, la perfecta
forma que supo Dios desde el principio.
En el espejo de esta noche alcanzo
mi insospechado rostro eterno. El círculo
se va a cerrar. Yo aguardo que así sea.

Pisan mis pies la sombra de las lanzas
que me buscan. Las befas de mi muerte,
los jinetes, las crines, los caballos,
se ciernen sobre mí… Ya el primer golpe,
ya el duro hierro que me raja el pecho,
el íntimo cuchillo en la garganta.

Dice José Pablo Feinman: “(…) fue más allá de sí mismo, de su ideología, de los códigos de su clase, de su amor por la Civilización alla Sarmiento, de su odio por los gauchos. Un poeta –como todo verdadero artista– se excede a sí mismo. Supera, en su arte, sus limitaciones conceptuales, sus odios ciegos, los condicionamientos lineales de su inserción de clase, los mandatos paternos. (…) Nadie ignora que Borges habrá de ejercer luego un apasionado antiperonismo. Aprobará los fusilamientos del ’56. Hará todos los rituales del odio de clase. Pero –aquí– en este poema luminoso, la contradicción que estructura este país se conjura en una totalidad que las contiene a ambas. El Poema conjetural es el aufhebung a la contradicción Civilización/Barbarie. Su totalización superadora. Ser argentino es ser hombre de cánones y hombre de cuchillo y de cielo abierto. Si el cuchillo del montonero le es “íntimo” a Laprida es porque completa su figura. No se es sudamericano sin incluir al otro, al bárbaro, al diferente.”. Peronismo. Filosofía política de una obstinación argentina

¡Tac!

Tira de Siri Liniers. No le pedí permiso. (Espero que no se enoje) Está en Macanudo 8 (¡Raje a comprarlo!)

Kirikú y la bruja

En los viajes largos, en las salas de espera atestadas, en la amansadoras de la Kangoo, siempre tengo un aliado: Kirikú.


Kirikú y la bruja es una película de animación que tengo cargada en la netbook y es la preferida de Tomás. Cuando nada lo calma y el mundo se hace inhóspito… llamamos a Kirikú.
Gracias Michel Ocelot. Te debo mil y una.


Director: Michel Ocelot,
País: Bélgica, Francia, Luxemburgo
Año: 1998

Michel Ocelot nació en la Costa Azul (Francia), y vivió la mayor parte de su infancia en Nueva Guinea, asistió a la Escuela de Bellas Artes de Angers.

Es asombroso la mezcla del estilo casi naif de sus ilustraciones animadas y el realismo con el que muestra flora, fauna, aldeas, adornos, trajes y  desnudeces.

La historia se desarrolla en una aldea indefinida de África Occidental y cuenta de Kiriku , un niño que ya habla en la panza de su mamá.

Poblado real senufo

El pueblo de Kirikú es golpeado por la maldición de una bruja poderosa, Karaba, que está más buena que comer dulce de leche Chimbote con una cuchara sopera.

La bella y malvada bruja siembra el terror con un ejército de fetiches animados.

Fetiches

La fuente cercana a la aldea se secó y todos los hombres han desaparecido. Kiriku quiere saber por qué Karaba es tan mala.Y no le cuento más. Véala, descárguela, cómprela, alquílela.

También tenemos Kirikú y las bestias salvajes, pero eso será otro día.
La música es del senegalés Youssou N’Dour y es una belleza.