Del viejo amor

Brunita

aunque sabés, Brunita
que esta ciudad y mi bolsa
están henchidas de imposibles y absurdos
de disparates y remotas quimeras,
me pedís que no me vaya
que bien lo piense, no una,
sino cien, mejor mil veces
o que aplace hasta que aclare,
que el sol de las mañanas
suele cambiar los pareceres
y uno nunca sabe.
no Brunita, no
ya sea por el fresco sendero del parque
o por la férvida y violenta avenida
con los trastos del amor a cuestas
en un mar de sinrazones
con el destino sostenido por el viento
esta misma noche
me voy.

                                                                                     Carlos Zic

(En Tinta de Amanecer. Linda y Fatal ediciones, Buenos Aires, 2013)

Mural La Plata, calle 68.
Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0

Tonada del viejo amor.
Iaies/Fumero se ocupan de Falú/Dávalos en el disco Conversaciones desde el arrabal amargo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s