Pianos y pucheros

sábado, 31 de agosto de 2013 RECUERDOS DE MI VIEJA

“Mi amada vieja, la hermosísima, inolvidable María Fontova (y que cagada que no tengo fotos de ella, porque, o lo perdí, o me lo chorearon , que se yo, un cuaderno en el que guardaba casi todo acerca de ella y de mil otras más. Y bueno, esas cosas.) ella fue una gran concertista de piano, que en su juventud conformó un dúo con su viejo, con mi abuelo, León Fontova, violinista, fundador de la Sociedad de Música de Cámara de Buenos Aires, director e integrante del Cuarteto de Cámara Buenos Aires. En esos días de la juventud de María, ella y León, a piano y violín, hacían conciertos a dúo por todo el país, en pueblos, cárceles y fábricas, entre otros tantos lugares. Recordando tanta cosa, contaba mi vieja que al final de uno de esos conciertos, esa vez uno en la Cárcel de Ushuaia, a un interno se le permitió ir a entregarle un papelito en el que a ella le había escrito un poema. (Imaginate, era una joven, hermosa pianista) El interno se llamaba Santos Godino.

Mural La Plata, circunvalación. (barrio Meridiano V). Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0
Cayetano Santos Godino, más conocido como El Petiso Orejudo.

*

Mural La Plata, circunvalación. (barrio Meridiano V). Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0
Cayetano Santos Godino, más conocido como El Petiso Orejudo

Vaya a saber si mi vieja, la persona más delirante que conocí en toda mi vida conservó ese papelito. Nunca le importó, explicarnos, a mi hermana o a mí, que mierda pasó con ese papelito. Y si es que lo había perdido, realmente le había chupado un huevo. Así era mi amada, delirante vieja, ella era sólo aquí y ahora, todo amor, humor y música. Y qué cocinera, conchisumá! Porque en medio de interpretar un exquisito Concierto Italiano, de Bach, interrumpía el teclado de su Bechstein de cola para ir a la cocina a ver si el delicioso puchero que estaba haciendo andaba bien . María, mi vieja inolvidable.”

Horacio Fontova

Nigger… no sé. Se huele a puchero.

Abrazo.

Sobre el clivaje.

El discurso político bloguero militante se puebla de términos novedosos, o más bien novedosos para los blogs.

Pensaba en clivaje.

Las ciencias naturales prestan términos a las ciencias sociales, a la política. La política nunca los devuelve.

No espere una monografía o composición tema el clivaje de la vaca.

Solo que ocurre que como con algunos olores, hay palabras que me remiten a historias o momentos del pasado. El olor a lantana me recuerda la casa que alquilaba mi vieja cuando tenía yo tenía cinco años y vivíamos en Lincoln. El olor a kerosene me recuerda a los inviernos en Guaminí. Hay veces que veo mi casa de esa época en los vahos que desprenden las mangueras de los surtidores sucios para kerosene en las rutas argentinas.

Volvamos a clivaje.

Era el año 87 y yo estaba en primer año de la Facultad. Como la carrera de antropología se creó en el Museo de Ciencias Naturales, allí, en primer año, había materias como botánica, geología, zoología, etc.

Y la palabra clivaje me  viene con olor a segundo subsuelo de la facultad de Ciencias Económicas, un tugurio infecto que le prestaba a Naturales hasta que se fabricara un edificio propio.

Allí cursábamos prácticos y algunos teóricos. Pero también lo hacíamos en el observatorio astronómico, la Facultad de Medicina, en aulas de Humanidades, en el subsuelo del Museo entre cajas de especímenes en formol.

Una pregunta típica del parcial de Geología General era: (te tiraban una roca cualquiera de la caja) y entonces: “qué dureza tiene según la Escala de Moss “(Ni recuerdo cómo se escribe), “tiene fractura”… “Ahhh… así que tiene fractura… bueno tagarna… ¡Que fractura tiene!”… “Así que tiene fractura concoide” (para que sepa, la fractura concoide es la que tiene el chocolate Aguila. Primero separe una barrta por la línea (será una fractura irregular a lo largo de la depresión paralela de las barrras y luego trate de partirla barrita que separó. La barrita irregular se partirá con fractura concoide. Todas las marcas de chocolate sin frutos adentro tienen una factura concoide 🙂  “Asi que la fractura es concoide… bueno… mijo…¿Tiene clivaje?”.

Y acá llegamos. Clivaje. No recuerdo la definición del libro de Holmes. (Holmes era el libro clásico de Geología. No confunda con el otro Holmes, una estrella legendaria del porno con un miembro descomunal).

Clivaje… es cierta disposición lineal/laminar de los minerales en una roca, que determina que frente a una acción mecánica, se separe siguiendo esa disposición. (una definición que acabo de improvisar mezclando recuerdos con sentido común).

Ponele: un cacho de mármol que rompía para jugar a la payana/tinenti, tiene una fractura irregular y no tiene clivaje. (difícil predecir por dónde de va a romper, como el trotskismo). Pero la mica de la salamandra, siempre se rompe en láminas, es decir por sus líneas de clivaje. La que queda conduce, la que pierde acompaña… no. Eso era era otra cosa.

No sé por qué recuerdo esto. Será que tuve que dar dos veces el final.

Las líneas de clivaje en política, funcionan más o menos parecido.

En los últimos tiempos, la líneas de clivaje en política desde el relato militante, fueron cambiando: de crispación/mesura a democracia/corporaciones. Y que en la vida hay que elegir.

Juan Carlos Marin dice que la guerra es un tiempo de claridad (No la guerra de tiros y drones), la guerra como conflicto desembozado. Los contendientes muestran el rostro, se sacan las caretas. En tiempos de guerra, la lógica binaria funciona mejor que durante la paz institucionalista. La paz es muy peligrosa, allí se confunden gatos con liebres.

Lo binario reduce bastante las multideterminaciones de lo social, pero en tiempos de guerra,  devela y desvela.

Clivaje no es un mal préstamo de la geología al lenguaje bloguero miltante. Yo, como no la uso mucho, la devuelvo.

Cipayos

Noticia de Clarín El Gran Diario argentino del 23/08/2013 escrita por Ezequiel Burgo

El gobierno pierde. ¡Joya! Como diría Jorge Meconio: -El pierde, yo no-

Jorge Meconio, personaje de Diego Capusotto

No puedo dejar de recordar El Sueñero, Historieta de Enrique Breccia, de la Revista  Fierro temporada 1.

Vivaviva lodeafuera, dice el cartel. La remera del gorila dice: Cipayo University
El dibujo se encuentra en la página 72 de la compilación de todos los capítulos de El Sueñero. Guión y dibujos de Enrique Breccia 1984

Si quiere descargarse la historieta entera, de 82 páginas (una carpeta con todas las páginas en jpg), pinche acá. Si me tiene paciencia, me la pide por mail y se la regalo en pdf (si esto lo ve cuando el enlace se haya caído, chifle por mail o comente en “comentarios”)

Agua V

Mural: Luxor Magenta, La Plata. Foto: (regalito de Juan). Gracias Juan! Licencia CC 2.0

Lars Danielsson una canción del folklore armenio:
Hov arek sarer djan
en el disco Liberetto (2012)

Aerosoles y manos sudacas

Hay unos murales al aerosol que nunca he visto personalmente: los de la Cueva de la Manos en el Río Pinturas (NO de Santa Cruz)

Valle del Río Pinturas

*

Entrada a la cueva

Recién estrenado el Holoceno (era actual, post glaciar), se infiere que l@s humanos hace 10.000 años andábamos habitando las tierras sudacas patagónicas. Con una economía ligeramente diferente a la actual: cazadores recolectores nómades en banda.
En las cuevas, se representan escenas de caza grupal de guanacos. Se ven guanacas preñadas y encerronas en desfiladero.

Los artistas dejaron sus huellas de manos en negativo, es decir: la técnica del sténcil: la plantilla era su propia mano.

Foto: Sebastián Li. Licencia CC 2.0

*

Foto Sebastián Li, licencia CC 2.0
Note las huellas de tres dedos: son de ñandú.

El arqueólogo Carlos Gradín y Rex González suponían que se trataba de efecto de soplar spray a través de de tubos: apoyaban la mano izquierda en la pared de roca y con la derecha sostenían el tubo. De hecho, Gradin  encontró negativos de 829 manos izquierdas y solo 31 negativo de derechas.

El arqueólogo Rodolfo Casamiquela,  señala que, dada la incómoda posición, oblicua o transversal (horizontal) de muchas manos, la idea de un soplado de la pintura es francamente descartable y propone la técnica del salpicado (imagínese un cepillo de dientes embebido en pintura al que le acaricia las cerdas, y cuando vuelven a su posición original, salpican una fina lluvia).

Hay un trabajo de arqueología experimental de Rafael Paunero, que ensaya explicaciones bastante plausibles.
El Rafa concluye que experimentando, serían el resultado de esparcir el spray directamente con la boca, (pulverizado) porque con canutos, tubos, huesos de aves huecos, y salpicado, el resultado fue bastante malo.

La experimentación, combinada con las técnicas bioquímicas y de análisis convencional, permite inferencias más acertadas.

Pero respecto del significado, siempre estará el enigma.

Los planteos van desde significados ceremoniales, ritos iniciáticos femeninos y demás especulaciones incomprobables.

Hacia el final del trabajo experimental de Paunero, comenta la explicación de un niño en un taller de vacaciones en el Museo de La Plata:

” estas vacaciones de invierno hicimos esta pregunta a los niños del taller de arqueología de nuestra Facultad; Estéban contestó:  dejaban esas marcas para decir que en esa cueva vivían ellos. Algo así como una firma, interpretamos nosotros y a los demás niños les gustó la respuesta.”

Pensé qué música poner. Como pájaros en el aire (por eso de las manos de mi madre) de Carabajal…. mmnnnss. No. Ya tá, de Ummagumma, Pink Floyd

Varias Especies de Pequeños Animales Peludos Reunidos en una Cueva y bailando con un teheulche.. no la de Pink Floyd era con un Picto, pero no importa.

Several Species of Small Furry Animals Gathered Together in a Cave and Grooving with a Pict

Manual para niños sobre la cueva de las manos del Río Pinturas

Mañana cursi. Chimanguear… ¿p’a qué todo lo demás?

Tal vez sea el efecto de la inyección de calmantes que me dieron ayer por la fuerte contractura muscular en la cintura. O el diclofenac de esta mañana. Estoy invadido por la cursilería. (Bienvenida sea).
Una cosa me llevó a la otra.
Escuché a esta mina negra con voz de sueño y un fuelle de fondo que le da un toque que me cuesta ponerle palabras.
Ese fuelle me recordó una cena con Juan y Pablo en el Club Gútemberg de La Plata.
¿Por qué acordeón?… Juan dice que lo estudia para ser feliz. No es por chamamecear ni por ser famoso. Es más bien por ese acordeón incidental parisino, ese sonido que acompaña sin protagonismo a voces o instrumentos que coordinan. Y por expresarse con otros recursos.
Mientras chiamangueábamos* un dorado a la parrilla con salsa criolla y papas fritas, la charla también se rodeaba de olores infantiles. Tres tipos comiendo y hablando de olores de la infancia: jazmines, lantanas, y más.
Un mozo temeroso, otro fanfarrón. Y el acordeón sonando en la charla, sin que nadie tocara en realidad.

*Chimanguear: (o caranchar) Término del Litoral Argentino y de la provincia de La Pampa, que se refiere a la acción de atacar con tenedor, cual chimangos o caranchos en ronda, a un pescado de río asado sobre las escamas o el cuero, servido en el medio de la mesa, sin platos individuales.

La mina canta y el fuelle rezonga

Throw It Away
I think about the life I live
A figure made of clay
And think about the things I lost
The things I gave away

And when I’m in a certain mood
I search the house and look
One night I found these magic words
In a magic book

Throw it away
Throw it away
Give your love, live your life
Each and every day

And keep your hand wide open
Let the sun shine through
‘Cause you can never lose a thing
If it belongs to you

There’s a hand to rock the cradle
And a hand to help us stand
With a gentle kind of motion
As it moves across the land

And the hand’s unclenched and open
Gifts of life and love it brings
So keep your hand wide open
If you’re needing anything

Throw it away
Throw it away
Give your love, live your life
Each and every day

And keep your hand wide open
Let the sun shine through
‘Cause you can never lose a thing
If it belongs to you

Throw it away
Throw it away
Give your love, live your life
Each and every day

And keep your hand wide open
Let the sun shine through
‘Cause you can never lose a thing
If it belongs to you

‘Cause you can never lose a thing
If it belongs to you
You can never ever lose a thing
If it belongs to you

You can never ever lose a thing
If it belongs to you
You can never ever lose a thing
If it belongs to you

¿Qué hay más importante que las pequeñas cosas, esas que si son tuyas no se pierden?
Una chimangueada y risas con amigos. Y como dice la letra de Tirarlo a la Basura (Throw It Away), Mantener la mano abierta y que el sol pase a través…todo lo demás…¿P’a qué?…

Pensé en poner una imagen de rayos de sol atravesando los dedos de una mano. Mejor no.
Marcha dorado a la parrilla con salsa criolla