La mano del espíritu

Hace treinta mil años (un número difícil de procesar), unos tipos dejaron sus huellas artísticas en las paredes de una caverna en Francia (Caverna de Chauvet). Los tipos en cuestión no eran Homo Sapiens sapiens, como vos y yo, sino Neanderthal.

Photograph: Action Press/Rex Features

La caverna fue descubierta por los Homo Sapiens Sapiens en 1994. Se había mantenido aislada gracias a un derrumbe que ocultó su entrada, manteniéndola como una cápsula del tiempo.

Tres espeleólogos, investigando cuevas en la garganta del río Ardèche, al sureste de Francia, notaron una corriente de aire que salía de una grieta, a escasos metros del Pont-d’Arc; durante horas retiraron cientos de piedras que obstruían la entrada de una cueva.

Cuando lograron abrir  una pequeña rendija por la que apenas cabía una persona, accedieron a una cueva de dimensiones extraordinarias con un tesoro.
Las pinturas, de un arte fino, sugestivo, reflejaban el entorno vital de los muchachos: rinocerontes, caballos, toros, mamuts, osos, leones, búhos, renos. Gracias a las pinturas, descubrieron que los leones europeos carecían de melena, a diferencia de sus primos africanos.
leones
*
caballos
*
oso

Le repito: estos artistas del carajo eran Neanderthal. Las pinturas halladas eran más del doble de antiguas que las más antiguas halladas hasta el momento.

buho

*

rino

*rinocerontes

Otro de los descubrimientos fue que algunos de los retoques a las pinturas, tenían cinco mil años de diferencia con el dibujo original. Un enigma.

El director de cine alemán Werner Herzog  en el 2009 consigue  permiso del gobierno francés para hacer tomas dentro de la cueva con equipo y personal minimo. El resultado final es el film documental  The Cave of Forgotten Dreams (La cueva de los sueños olvidados) en 3D.

herzogcave

Me quedo con un diálogo entre  Herzog y un científico, ex malabarista y monociclista de circo que le cuenta de su experiencia en la caverna:

-Si querés entender, debés salir de la caverna. Es decir… debes empezar desde adentro y luego salir…-

-¿Qué tan afuera?…¿A dónde?-

-Yo diría a todas partes. Pero… Dar un vistazo a una cultura diferente sería una buena forma para empezar mejor. Ver qué tanto aceptan el arte rupestre, por ejemplo en Australia, en América del Norte, Sudáfrica.

-Por ejemplo los aborígenes de Australia, que vivieron en la edad de piedra hasta hace poco…-

-Claro!… Porque solían pintar arte rupestre hasta la década del 70. Y hay lugares, en que creo todavía hoy crean arte rupestre. Claro que ha cambiado…desde que los descubrieron.

Pero nos pueden decir diferentes formas de ver el arte rupestre,, que no es nuestra manera.-

-¿Tenés un ejemplo?-

-Si claro… por supuesto. En el norte de Australia, por ejemplo, en la década del 70, un etnógrafo estaba en el campo con un aborigen que era su informante.

Y llegaron a un refugio de roca. En ese refugio … había hermosas pinturas… pero estaban desgastadas. Y el aborigen comenzó a sentirse muy triste.

cientifico

Y en esa región está la tradición de retocar las pinturas una y otra vez.

Así que se sentó y comenzó… a retocar las pinturas.

Así que el etnógrafo preguntó lo que … cualquier persona occidental hubiera preguntado. ¿Por qué estás pintando?

Y el hombre respondió: …y su respuesta es muy preocupante…porque respondió: No estoy pintando. Es la mano…solo la mano… es el espíritu en realidad el que está pintando. La mano del espíritu.

Si… porque el hombre es parte del espíritu.

Tal vez quiera ver la peli. Pinche aquí y la ve on-line con subtítulos en español

Anuncios

2 pensamientos en “La mano del espíritu

  1. Creo que a lo que más cuesta no es hacerse a la idea del tiempo transcurrido, sino de que se trata de una especie completamente diferente a la nuestra que somos Homo sapiens-sapiens y nos comemos el discurso de haber sido creados para dominar al mundo…

    Muy buenas imágenes.

    Saludos!

    J.

    Me gusta

  2. Es verdad. Eran Homo Sapiens Neanderthaliensis.
    (Y nosotros creemos ser sapiens sapiens, una especie no solo suicida, sino con la capacidad de terminar con la vida de las demás y el bote que nos transporta).
    No eramos especies totalmente distintas, pues hay estudios que muestran la convivencia durante 130.000 años e inter-fertilidad de ambas especies. (sobre la posibilidad de hibridación)
    Pero eso es un detalle menor. Su apreciación es justa. El narcisismo humano ya viene con tres heridas de muerte: Con Copérnico, la tierra no es el centro del universo; con Darwin, los humanos no somos creación e dios sino producto de la evolución biológica, y con Freud, la tercera herida es que no es la razón la que gobierna la mayoría de nuestros actos sino el inconsciente.
    Agreguemos una cuarta herida: las pinturas de Chauvet fueron pintadas por otra especie.
    Abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s