Lo que tenemos.

Hoy vi una pintada en Plaza San Martín que decía: “Las putas no parimos a Videla”. Pero no tenía la cámara. Ya la puse en el bolso, pero seguro que mañana estará sepultada bajo una capa de pintura.

El otro día compramos una bandejita de champignon para ponerle a la pizza. Hoy descubro que los hongos se honguean. Paradojas.

Llamé por teléfono a mi amigo Pablo para hablarle de algo… Pablo estaba sin voz del enfriamiento que nos agarramos el sábado. Tuve que cortar porque él hacía esfuerzos sobrehumanos e inútiles para que le entienda.

Se me acabó la miel. Mi amigo Nestor, mi dealer de miel, no vende más. Extraño la miel de lotus (una especie de trébol) de Ayacucho.

Ma si… no le pongo hongos a la pizza y a la mierda.

El chispero del horno no funciona, ahora que baja la tensión eléctrica.

Cómo me está costando, Tango Fusión 3.0.3 Buenos Aires Nómade

Hubo un tiempo en que Videla era el excelentísmo señor presidente. Hubo un tiempo en que no tenía hijos, ni mujer, ni horno, ni cámara de fotos, ni sabía lo que era el lotus  ni el champignón.

Que no  tenía una casa propia en la cual fuera posible la  baja tensión eléctrica… que  no era amigo de  Pablo, ni de Néstor y tampoco ellos eran amigos entre sí.

El 25 de mayo iré a festejar a la plaza.

Anuncios

6 pensamientos en “Lo que tenemos.

  1. Consejo para cuando vuelva a comprar champiñones, antes o después del 25 (aquí no hay plaza para ese día pero sí reunión de la Embajada; brindaré con usted a la distancia): cepíllelos (no lavar, se llenan de agua), córtelos en filetitos y póngalos al horno (función grill si tiene) con aceite de oliva. Se caramelizan. Guárdelos después con un poco más de aceite de oliva fresco, y úselos como se le ocurra (solos, al final de la cocción de la pizza…). Un abrazo.

  2. Y pensar que ayer era 2002 y los que podían se iban del país. Pero pasaron mil años parece…y hoy llegan de Europa…en fin…
    Recuerdo los festejos del bicentenario: me quedó grabada la imagen de Néstor haciendo el trencito con distintos presidentes, de Cristina saludando, de la boina de Chávez, y me pongo un poco triste.
    Participé en una campaña de vacunación.
    Tenemos instrumental nuevo en el laboratorio (y profesores que putean a Cristina).
    Mañana trabajamos con ADN 🙂
    Hoy voy a hacer sopa porque hace frío…
    Y sí, festejaré los 25 de mayo de este año: tengo mucho que celebrar.

    • Sopa… qué buena idea… por acá también hace frío.
      La tristeza. También aparece. Y se va. El 25 enchamíguese con l@s que festejan. Verá que son much@s, y no serán las caras habituales de su entorno. Quién le dice… por ahí el festejo sea con postre.
      Me acuerdo la charla de la risa/alegría y la tristeza de la otra vez. Cada tanto me vuelve a la cabeza ese contrapunto. El sábado con mi amigo Pablo coordinamos un taller y cuando laburábamos la misión de ese colectivo, en los grupos apareció la alegría. La alegría como misión… una alegría trabajada, remada cotidianamente.

      • La alegría como misión, hermoso concepto…Más hermoso que pueda dejar de serlo para volverse real. Y el 25 compartiremos la mescolanza de alegría/ tristeza que nos viene marcando este tiempo.

  3. Marian: “Más hermoso que pueda dejar de serlo para volverse real.”
    En esa línea escribió un comentario una chica llamada Alexandra en la entrada La tristeza y la risa, citando una frase de Foucault. Pinche y llega al post y abajo, al comentario. – si tiene ganas 🙂 –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s