Kirikú y la bruja

En los viajes largos, en las salas de espera atestadas, en la amansadoras de la Kangoo, siempre tengo un aliado: Kirikú.


Kirikú y la bruja es una película de animación que tengo cargada en la netbook y es la preferida de Tomás. Cuando nada lo calma y el mundo se hace inhóspito… llamamos a Kirikú.
Gracias Michel Ocelot. Te debo mil y una.


Director: Michel Ocelot,
País: Bélgica, Francia, Luxemburgo
Año: 1998

Michel Ocelot nació en la Costa Azul (Francia), y vivió la mayor parte de su infancia en Nueva Guinea, asistió a la Escuela de Bellas Artes de Angers.

Es asombroso la mezcla del estilo casi naif de sus ilustraciones animadas y el realismo con el que muestra flora, fauna, aldeas, adornos, trajes y  desnudeces.

La historia se desarrolla en una aldea indefinida de África Occidental y cuenta de Kiriku , un niño que ya habla en la panza de su mamá.

Poblado real senufo

El pueblo de Kirikú es golpeado por la maldición de una bruja poderosa, Karaba, que está más buena que comer dulce de leche Chimbote con una cuchara sopera.

La bella y malvada bruja siembra el terror con un ejército de fetiches animados.

Fetiches

La fuente cercana a la aldea se secó y todos los hombres han desaparecido. Kiriku quiere saber por qué Karaba es tan mala.Y no le cuento más. Véala, descárguela, cómprela, alquílela.

También tenemos Kirikú y las bestias salvajes, pero eso será otro día.
La música es del senegalés Youssou N’Dour y es una belleza.

Anuncios

Un pensamiento en “Kirikú y la bruja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s