Economía Social V (la necesidad tiene cara de hereje I)

Si Ud siguió mis post sobre economía social  está perdid@, confundid@. Entonces vamos bien. 🙂

Un recuento no vendría mal para luego poder volver a dispersarnos.
Hasta ahora: La Economía Social:

  • No es economía popular.
  • Está en construcción y alude tanto a prácticas,  experiencias concretas como a proyectos económico-políticos.
  • Es una decisión de producir, consumir, distribuir, acumular de manera singular.
  • Se basa en la producción ampliada de la vida.
  • Es el resultado de una elección.
  • Tiene un componente de solidaridad orgánica a lo Durkheim.

Una vez hecho el recuento, dispersémosnos nuevamente.

“Rico no es el que más tiene sino el que menos necesita”

Esa frase popular, tan del sentido común, está instalada en el lenguaje cotidiano pero no en la vida práctica.

“Necesito una tablet”, “necesito comer algo”, “necesito un smartphone”,  “necesito tomarme un tiempo para mi”, “necesito una cartera Vuitton”, “necesito unas Nike”, “necesito una Barby”, “necesito un abrigo”, “necesito un consejo”, “necesito tinta para la impresora”, “necesito un valium”, “necesito talco pédico”… Pere un cacho …necesito un trago.

El problema de las necesidades y la economía … y la economía social.  Sobre eso habrá que bucear por la teoría de las necesidades de Malinowski,  Maslow, Max Neef,  Agnés Heller. (Y no me meto con Lacán, porque no me da el piné)

En 1943 Maslow escribe Una teoría sobre la motivación humana. Allí propone su pirámide de necesidades.

Abraham Maslow Psicólogo humanista estadounidense 1908-1970

En la medida en que se satisfacen las necesidades más básicas (parte inferior de la pirámide), los seres humanos desarrollan necesidades  más elevados (parte superior de la pirámide).

Algo así como que primero lleno la panza y luego filosofo. Difícil de rebatir. Pero no imposible 🙂

Fíjese un cacho: una pirámide donde solo los que satisfacen las necesidades primarias, se le generan nuevas necesidades… y allí arriba son pocos los autorrealizados inteligentes, desprejuiciados.

Una pirámide que representa la estratificación social. Los pobres no están para pensar ni para cargos que requieren altas competencias.

Apenas un año después, Bronislaw Malinoswski  escribe Una teoría Científica de la Cultura.

Malinowski más joven,  al palo entre los trobriand durante la Primera Guerra Mundial, elaborando la teoría de las necesidades reproductivas como básicas, mientras finge  que aprecia la bijouterie, pero le mira las tetas.

Archi-resumido se puede ver que hay un listado de necesidades universales, primaria y secundarias, y que cada cultura  crea instituciones que funcionan para resolverlas. (Paradigma funcionalista).

Malinowsky plantea que las necesidades son invariables; es decir, las mismas en todas las culturas y en todos los periodos históricos. Las necesidades elementales o primarias serían  propias del organismo humano (biológicas) que van a ser universales o pre-culturales.

El tipo plantea que la necesidad no se crea por el contacto con la cultura o por el aprendizaje en una sociedad. Lo que se crea es la institución que la resuelve. ¿Necesidades invariables, universales y pre-culturales?…Mnmmm dijo la nutria… y se tiró al agua.

Malinowski sigue con las necesidades secundarias o derivadas, que  surgen a partir de vivir en sociedad. Son necesidades inducidas por los procesos de adaptación del hombre dentro de su sociedad, que impone además un nuevo tipo de determinismo sobre los comportamientos en los hombres (creencias, normas, etc..) y que caracterizan a la cultura como un medio secundario vital (siendo el medio primario natural del hombre la naturaleza).

La cultura sería para el catador mamario,  una estrategia adaptativa, o colección de instituciones para enfrentar los stress.

¿A cuento de qué Maslow y Malkinoswski?… Estas ideas muy rebatidas y rebatibles, a pesar de su poderoso sentido común, serán la materia prima sobre la que se edificará la teoría de Max Neef de una economía a escala humana, uno de los importantes aportes a la Economía Social.

La próxima de Economía Social: Max Neef. Y también mis críticas (poco importante)  y los aportes de Agnés Heller que son lapidarios con estas posiciones respecto de las necesidades.

Anuncios

2 pensamientos en “Economía Social V (la necesidad tiene cara de hereje I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s