Economía Social III

En las entradas la mirada de (nosotros/los otros) de este blog, una de las características que destaqué, es que la representación de la realidad está influenciada por el deseo, por el lugar que se ocupa en la estructura social, por la intencionalidad. (Federico mandó una buena foto de eso)
Con la economía social ocurre lo mismo. Algunos teóricos ven experiencias de economía social por todos lados: los vendedores de panchos, las cooperativas de trabajo, las empresas recuperadas por los obreros, etc, etc, etc. Necesitan que su teoría tengan carnadura y ven lo que no hay, o le ponen condimentos deseados a experiencias de economía popular. Y no digo que ninguna de esas experiencias no lo sea, y tampoco soy yo el censor de la pureza. Hay muchas experiencias aisladas. Solo que hay que distinguir a un vegetariano de un indigente que come fideos y no ve un cacho de carne ni en sueños. Aunque ambos tengan objetivamente un régimen alimentario exento de proteína animal, vegetariano es aquella persona que pudiendo comer carne, por motivos ideológicos/religiosos toma la opción vital de no hacerlo. Pudo elegir.

Recuerdo una entrevista que le hacía a un tomador de crédito de un programa provincial de microcrédito. El tipo había sido distribuidor de vino en damajuanas. Entregaba damajuanas  y tomaba pedidos viajando en un  camión de la empresa distribuidora por distintas localidades de la provincia.  Cobraba sueldo fijo y porcentaje de las ventas. Cuando la empresa quebró lo indemnizaron pagándole con el camión. Al tiempo quedó parado porque no lo podía mantener.

El microcrédito le permitió repararlo y cambiarle las cubiertas. Ahora laburaba cortando árboles y vendiendo la leña. Yo quería escuchar loas a trabajar sin patrón, y el tipo solo añoraba la época de empleado. La entrevista se la hice un día de lluvia. El tipo me dijo:

Te imaginás hoy estamos hablando porque llueve y no puedo salir. Si tuviera el sueldo fijo, me quedo calentito toamando mate porque sé que a fin de mes cobro el sueldo. Pero ahora llueve, no puedo salir, se me rompe una cubierta, no puedo salir, me enfermo, no puedo salir. Y yo cobro si laburo. ¿Sin patrón?…¡Mi patrón es la olla!….

No niego las ventajas del microcrédito ni estoy en contra de esa herramienta financiera. Solo que no redunda mecánicamente en organización colectiva, poder popular, solidaridad, organización de base, ni economía social. Es una mano para salir del paso. Bienvenida. La autogestión individual es economía popular. La economía social es otra cosa. Implica organización, construcción colectiva.

Las empresas recuperadas tienen que luchar contra los intereses de los dueños que vaciaron las empresas, contra los poderes locales, contra el vacío legal, contra su propia inercia y experiencia vital que implica que los patrones deciden y que  son los dueños de los medios de producción, y  los obreros acatan y solo son los dueños de su fuerza de trabajo. Lamentáblemente hay muchos ejemplos de empresas recuperadas por sus trabajadores que ni bien tienen la oportunidad de crecer, reproducen lo que criticaban: un grupo de vanguardia decide sobre los excedentes y se restablece el llamado costo patronal (*).  .

Inodoro Pereyra decía que los caranchos son carroñeros porque nadie les convida una buena comida.


La economía social no es el estadío de tránsito hacia otra economía de primera categoría, ni una resignación a la carroña. Es una opción vital. Y puede ser una economía de escala si forma parte de una estrategia nacional, como ocurre en Brasil. Tal vez la carroña sea la sociedad de consumo.

El componente básico de la economía social es la elección.

Decía en post anteriores que la economía social tiene varias vertientes. Rastrando, es re-vieja.

Una de las modas (ahora en desuso por la crisis) son las tiendas del comercio justo. Especies de boutiques en la que se asegura que todo lo que allí se vende es producto del respeto a la naturaleza y que los trabajadores que produjeron esas mercancías no fueron explotados y que el precio que se paga es justo. (como al amigo del viejo de Noemí – que le decían Ni más ni menos -y  se llamaba Justo). Desconfíe  de las rubias tetonas de labios con colágeno que  ofrecen ponchos mapuches. ¿De dónde sale el salario de la vendedora, el alquiler del local en el Shopping?… ¿Cuánto de lo que sale el poncho va a parar a la mapuche que esquió, lavó, hiló, tiñó y  tejió?.  No son todas truchas… pero desconfíe, pregunte, indague.

¿Di ande viene lo del precio justo?… En la Summa Teológica Santo Tomás  habla del justo precio, una idea que como se ve es pre-capitalista (del Siglo XIII). El tipo no desarrolla una teoría precisa ni un método para estimar el precio de manera justa sino a criterio de los hombres probos y de acuerdo a lo estipulado en cada  región. Lo que si se aclara, es  que cobrar por encima del 50% o comparar por debajo del 50 % del precio justo es pecado. (como también lo es cobrar interés por prestar dinero).

Y… ¡¿Qué te puedo cobrar?!…Por ser vos te lo dejo a…mil cuatrocientos cincuenta pesitos

El consumo responsable deposita en el comprador la responsabilidad. No es del todo justo con el bolsillo flaco. Uno apela a lo más barato y esa es una estrategia de supervivencia.

Las ideas cristianas siguieron influyendo en la construcción teórica de la economía social. Pero Ud sabe que la Iglesia es como el Peronismo: “los hay combativos, los hay contemplativos, los hay ortodoxos, los hay heterodoxos”. No es lo mismo el rol de Cáritas Argentina que Cáritas Brasil.

Cuando la iglesia argentina ayuda a los pobres, no espera que salgan de pobres, porque en la pobreza encuentran virtud. La economía social es vista desde allí como la solidaridad entre los pobres y el cielo como premio a la limosna.  La solidaridad como inherente a la pobreza. Y a pobreza también como algo natural.

Ni la pobreza es natural, ni los pobres son naturalemente solidarios, buenos y sencillos.

Convendría discutir el componente solidario en la economía. Y salirnos de la fe, la esperanza y la caridad como paradigma.

Le pongo un ejemplo de solidaridad orgánica a lo Durkheim: el régimen de coparticipación federal. Es un régimen solidario.

¿Qué significa esta solidaridad orgánica?… Que todas las provincias remiten a la Nación y esta redistribuye para que las provincias ricas no naden en la abundancia y las pobres no se caguen de hambre.  Tenemos que discutir las características de este régimen porque es muy perfectible. Pero es solidario orgánicamente: no es la colecta más por menos. Hay una ley que ordena: Scioli es solidario con Formosa,a aunque no lo sepa, está obligado a serlo. La ley y la gobernabilidad lo obligan. El tipo quiere cambiar la orgánica, pero un nuevo régimen cambiaría los porcentajes de solidaridad, pero seguiría  siendo solidario orgánicamente. En cambio, la solidaridad mecánica (siguiendo a Durkheim) es el acuerdo cara a cara sin que medie la ley.

En otro post se me ocurre que podría servir revisar el Factor C de Luis Razeto, su economía de la solidaridad. Para pelerme nomás 🙂 y las teorías de las necesidades.

La idea con estos post no es que a Ud. le quede claro qué es la economía social. Quiero que quede despanzurrado, porque es una idea en construcción, es un deseo, es un montón de prácticas dispersas, es un proyecto (o varios). Y siendo todo eso, no es posible pretender que pudiera ser abarcada en una definición tal como lo ambiguo y amplio de ser la reproducción ampliada de la vida

(*) El costo patronal es un concepto que surge a partir de las experiencias de las fábricas recuperadas por sus trabajadores luego del vaciamiento industrial en los noventa. Se construye contraponiéndose al llamado costo laboral. Implica el cálculo de lo que le cuesta a una empresa tener patrón: los salarios gerenciales,  viáticos,   comisiones, pago a consultoras, etc.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s