Un francés en Malí (ya no engaño a nadie). Economía social I

Ud. ya sabe que el título y el contenido no tendrán relación. Es que de lo planteado al principio de la zaga, quedó pendiente la economía social.
Este tema es complicado de entrarle, porque bajo ese nombre se amparan diversas tradiciones existentes, proyectos políticos, deseos y confusiones. Y tiene muchísimas variantes, que a veces son sinónimos y otras no: economía del trabajo, economía solidaria, socioeconomía, economía a escala humana, economía popular y solidaria, social y solidaria y más que se me escapan ahora.
Voy a empezar con uno de los términos: social. Social está adjetivando a economía. Es una advertencia: no es economía a secas: ¡Esta es social!…
¿Y para qué se usa este término como adjetivo en Argentina? (y otras regiones también):
“Asistencia social”; “Tarifa social”;  “Garrafa social”;   “Monotributo social”.

Social quiere decir PARA POBRES

Mala idea entonces ponerle social a economía: siguiendo esa lógica, es una economía para pobres.

¿Por qué mala idea?… Porque la propuesta a la que suscribo  reniega de ser una economía para pobres, sino un modo diferente de producir, circular y consumir.

A veces se la confunde con la economía popular. Y aquí,  para no perder la costumbre, nos desviaremos. En la tercera parte de El francés definí hogar y  Unidad Doméstica.

Los integrantes de la UD tienen energía, capacidades , disposiciones, para el laburo; por su edad, por su formación, por su vitalidad. Ese conjunto de disposiciones, saberes, energías, corresponden a su fondo de trabajo.

La economía popular es la economía que se basa principalmente en el fondo de trabajo de las unidades domésticas. Popular no está tomado aquí en el sentido gramsciano de contra-hegemónico. (Entonces, tampoco  es muy feliz el término popular para la descripción de esta economía).

Es una economía que no vive de rentas ni  de intereses. Es una economía atomizada, inorgánica, basada en el trabajo de sus miembros que tiene por sentido y finalidad sobrevivir, parar la olla.

– ¿Y usted cómo se gana la vida?- – ¿Ganar? ¡De casualidá estoy sacando un empate!- -¿No andará mal de la vista, don Inodoro?- – Puede ser…Hace como tres meses que no veo un peso-

Uno está tentado a pensar que esta  economía sí estaría más cerca de ser una economía de los pobres, aunque sería incorrecto definirla así, porque su rasgo distintivo  no es el sector ni el monto de ingresos, sino a la fuente de  sus ingresos: el fondo de trabajo. Tampoco es la formalidad/informalidad (estar en blanco o en negro) lo que la define. Sus integrantes pueden ser asalariados, laburantes por cuenta propia que ofrecen bienes y/o servicios al mercado. El punto está que viven si laburan.

Es fácil ubicar allí a los vendedores callejeros, los trapitos de las esquinas, los remiseros.

Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0 La vendedora de chipá.

Pero… ¿Un profesional que labura en investigación para el Estado y le paga a una señora para que le cuide los pibes, pertenece a la economía popular?… Si, en tanto come ella, su hija y la señora que limpia, si a ella le pagan el salario. Si deja de laburar, a la mierda su alquiler, a la mierda la empleada. Su economía se basa en su fondo de trabajo y nada más. Si su principal entrada fuera  la renta del campo, o el alquiler de sus departamentos de la costa, aunque laburara,  no sería un miembro de la economía popular. Los límites son fronteras porosas. El punto está en la fuente de ingresos: su recurso es su saber, su energía, su disposición para el laburo.

Pues bien. Avanzamos. Economía social es un concepto al que social le queda mal porque pareciera una economía para pobres. Bien ahí. Tampoco es economía popular, o sea la economía que se basa principalmente en el fondo de trabajo. Estamos encaminados… ¿Y qué catzo es entonces la economía social?….

Autores, tradiciones, propuestas, experiencias locales…Otro día. 🙂

Anuncios

3 pensamientos en “Un francés en Malí (ya no engaño a nadie). Economía social I

  1. Primero: nos dejaste con la duda acerca de qué catzo es la economía popular (sobretodo nos quedamos pensando en lo de catzo, y también en qué rico que es el chipá). Segundo: qué ganas de complicarte un sábado pensando acerca de lo popular. Podríamos agregar qué catzo es lo popular. Después de años de pensarlo y leerlo y estudiarlo sigo sin precisarlo, pero parece que de tan polisémico el término popular se hace difícil. Ya que sea “lo” popular te habla de lo indefinido que se está poniendo el asunto Como siempre, hay otros que lo cuentan mejor que yo: te dejo esta lectura para cuando estés aburrido http://www.perio.unlp.edu.ar/catedras/system/files/garcia_canclini_-_de_que_estamos_hablando_cuando_hablamos_de_lo_popular.pdf
    Saludos!

    • Trato de entrarle a economía social, que no es economía popular.
      Me entretengo un rato con economía popular aunque no es mi objetivo y eso confunde.
      La economía popular no se entiende por adición: no sirve entender qué es economía, luego entender qué es lo popular y luego sumarlo. Lo popular en si mismo se entiende con Gramsci y los post gramcianos (Alberto Cirese, por nombrar alguno) como lo contrahegemónico. De ahí toma sus ideas García Canclini tanto en Las culturas populares en el capitalismo como en De qué hablamos cuando hablamos de lo popular. Economía popular no es la economía del pueblo o de los contrahegemónicos. Es otra cosa. Por eso digo que tiene mal puesto el nombre (la economía popular es la economía que apela al fondo de trabajo. Es eso ni más ni menos) Y la verdad, es que tampoco estoy tratando de estimular una economía popular. Intento entrarle a la economía social, una economía de la cual aún no he dicho nada.
      A veces me olvido que las huevadas que escribo son leídas. Disculpe lo confuso y rebuscado del estilo. Abrazo Gabriela

      • Lo que escribiste es muy interesante para pensar cosas que hasta ahora, por lo menos yo había entendido de otra manera. Porque es cierto que escuché hablar de economía social pero nunca me había puesto a pensar bien de qué se trataba y lo tengo como confuso. Por eso, ahora esperamos la parte 4, así le entramos a la economía social (hasta ahora mal entendida).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s