Chau Bebo

Bebo se fue justo el día de mi cumpleaños. Me entristeció.
Nos queda la música y la tristeza. Y la alegría.
Fernando Trueba, Javier Mariscal y Tono Errando le hicieron un homenaje en vida: la película de animación Chico y Rita. Pasó por las salas sin pena ni gloria, pero a mi me hizo llorar. Allí se puede vivir su historia de amor al ritmo de jazz, blues, bolero, descarga, bebop, guaracha, guaguancó, rumba y habanera.
Una de las peculiaridades de esta banda sonora es que destacados músicos de jazz se han prestado a tocar como si fuesen otros, en este caso grandes músicos de jazz de los cuarenta a los sesenta del siglo pasado. De esta manera, el cantante Freddy Cole interpreta a su hermano Nat King Cole, Jimmy Heath toca como Ben Webster, Michael Phillip Mossman hace de Dizzie Gillespie, Amadito Valdés está en el sitio de Tito Puente, Germán Velasco toca como la hacía Charlie Parker, Yaroldi Abreu se encarga del papel de Chano Pozo

Chico es en realidad Bebo Valdéz

(Ups!… le conté el secreto)
Dicen que Bebo lloró cuando vio la peli.

Véala entera en Youtube. Hágalo rápido porque las pelis son denunciadas y duran lo que un pedo en una canasta.

Con su hijo Chucho Valdéz, del impresionante disco Juntos para Siempre

Le dejo Preludio para Bebo

Economía social VI La necesidad tiene cara de hereje II)

Habíamos quedado con la deuda de Max Neef y de Agnes Heller. Y acá las deudas se pagan religiosamente… Y más ahora que habemus papa sudaca, argento y peronista, (estamos cada vez más lejos de una ley del aborto)… Pero eso es otro tema.

¿En qué estábamos?…
Cierto. Las necesidades. Max Neef.

En Desarrollo a Escala Humana (1984) , junto con Antonio Elizalde y Martin Hopenhayn, Max Neef distingue Necesidades, satisfactores y bienes económicos. Y adivine qué: Las necesidades son poquitas y universales, como en Malinowski. Y los satisfactores (instituciones de Malinowski) serían las construcciones culturales para satisfacerlas. Ya lo dijo el filósofo Sidartha Kiwi : “original es el que copia primero”.

Las necesidades fundamentales serían las ontológicas y las axiológicas

Las Ontológicas

Las axiológicas:

El tipo discute la validez del postulado neoclásico de las necesidades -lo recuerdo: para los neoclásicos las necesidades son infinitas y los recursos escasos y de ahí la necesidad de una economía- no  desde relativizar la pretensión universalista del homo económicus, sino desde afirmar, como hace nuestro polaco observador de tetas, que las necesidades son limitadas, aunque también universales.

Para Neef y compañía, así como las necesidades son limitadas,  los recursos son abundantes pero están mal repartidos (no son escasos como naturalizan los neoclásicos). Desde el cristianismo Max Neef también pudo  llegar a esa conclusión, que se postula en el marxismo.

Que las necesidades sean pocas y que los recursos sean abundantes pero mal repartidos estoy en un 100% de acuerdo. Encuentro problemitas para  en admitir la universalidad de un listado cerrado de  necesidades.

Universal significa que en todo tiempo y lugar,  todos los hombres y las mujeres de todas las culturas del mundo, tienen, tuvieron y tendrán esas mismas necesidades ontológicas y axiológicas, y que las únicas diferencias serán los satisfactores (en términos de Max Neef) o las instituciones (en términos de Bronislaw Malinoswski).

Sobre esta base conceptual se construye la propuesta de una economía a escala humana. Y aunque flojito de papeles para esa empresa, no está mal la propuesta.

Este no es un post sobre la obra de Max Neef. Solo me interesó comentar su posición respeto a las necesidades. Sus aportes en general son  muy interesantes.

Los cinco postulados de su propuesta economica (Economía a escala humana)

Le dejo su texto fundamental para que Ud juzgue.


Si se lo quiere descargar, acá va el enlace

Padre… he pecado. Mentí al truco. ¿Treinta y dos padrenuestros de penitencia?… Son güenas. Quería decir que mentí cuando le prometí Agnés Heller. Otro día.

Una yapa de Max Neef

Economía Social V (la necesidad tiene cara de hereje I)

Si Ud siguió mis post sobre economía social  está perdid@, confundid@. Entonces vamos bien. 🙂

Un recuento no vendría mal para luego poder volver a dispersarnos.
Hasta ahora: La Economía Social:

  • No es economía popular.
  • Está en construcción y alude tanto a prácticas,  experiencias concretas como a proyectos económico-políticos.
  • Es una decisión de producir, consumir, distribuir, acumular de manera singular.
  • Se basa en la producción ampliada de la vida.
  • Es el resultado de una elección.
  • Tiene un componente de solidaridad orgánica a lo Durkheim.

Una vez hecho el recuento, dispersémosnos nuevamente.

“Rico no es el que más tiene sino el que menos necesita”

Esa frase popular, tan del sentido común, está instalada en el lenguaje cotidiano pero no en la vida práctica.

“Necesito una tablet”, “necesito comer algo”, “necesito un smartphone”,  “necesito tomarme un tiempo para mi”, “necesito una cartera Vuitton”, “necesito unas Nike”, “necesito una Barby”, “necesito un abrigo”, “necesito un consejo”, “necesito tinta para la impresora”, “necesito un valium”, “necesito talco pédico”… Pere un cacho …necesito un trago.

El problema de las necesidades y la economía … y la economía social.  Sobre eso habrá que bucear por la teoría de las necesidades de Malinowski,  Maslow, Max Neef,  Agnés Heller. (Y no me meto con Lacán, porque no me da el piné)

En 1943 Maslow escribe Una teoría sobre la motivación humana. Allí propone su pirámide de necesidades.

Abraham Maslow Psicólogo humanista estadounidense 1908-1970

En la medida en que se satisfacen las necesidades más básicas (parte inferior de la pirámide), los seres humanos desarrollan necesidades  más elevados (parte superior de la pirámide).

Algo así como que primero lleno la panza y luego filosofo. Difícil de rebatir. Pero no imposible 🙂

Fíjese un cacho: una pirámide donde solo los que satisfacen las necesidades primarias, se le generan nuevas necesidades… y allí arriba son pocos los autorrealizados inteligentes, desprejuiciados.

Una pirámide que representa la estratificación social. Los pobres no están para pensar ni para cargos que requieren altas competencias.

Apenas un año después, Bronislaw Malinoswski  escribe Una teoría Científica de la Cultura.

Malinowski más joven,  al palo entre los trobriand durante la Primera Guerra Mundial, elaborando la teoría de las necesidades reproductivas como básicas, mientras finge  que aprecia la bijouterie, pero le mira las tetas.

Archi-resumido se puede ver que hay un listado de necesidades universales, primaria y secundarias, y que cada cultura  crea instituciones que funcionan para resolverlas. (Paradigma funcionalista).

Malinowsky plantea que las necesidades son invariables; es decir, las mismas en todas las culturas y en todos los periodos históricos. Las necesidades elementales o primarias serían  propias del organismo humano (biológicas) que van a ser universales o pre-culturales.

El tipo plantea que la necesidad no se crea por el contacto con la cultura o por el aprendizaje en una sociedad. Lo que se crea es la institución que la resuelve. ¿Necesidades invariables, universales y pre-culturales?…Mnmmm dijo la nutria… y se tiró al agua.

Malinowski sigue con las necesidades secundarias o derivadas, que  surgen a partir de vivir en sociedad. Son necesidades inducidas por los procesos de adaptación del hombre dentro de su sociedad, que impone además un nuevo tipo de determinismo sobre los comportamientos en los hombres (creencias, normas, etc..) y que caracterizan a la cultura como un medio secundario vital (siendo el medio primario natural del hombre la naturaleza).

La cultura sería para el catador mamario,  una estrategia adaptativa, o colección de instituciones para enfrentar los stress.

¿A cuento de qué Maslow y Malkinoswski?… Estas ideas muy rebatidas y rebatibles, a pesar de su poderoso sentido común, serán la materia prima sobre la que se edificará la teoría de Max Neef de una economía a escala humana, uno de los importantes aportes a la Economía Social.

La próxima de Economía Social: Max Neef. Y también mis críticas (poco importante)  y los aportes de Agnés Heller que son lapidarios con estas posiciones respecto de las necesidades.

Charly Garjazz


Otro de Juan Cruz de Urquiza, porque sí.

Un bonus no jazzero más políticamente correcto y afrancesado