Un francés en Malí.Cuarta parte. (Renuncie montonero Tintín)

Claude Meillasoux había tomado sus ideotas (la mirada sobre la economía doméstica) de Chayanov, que las expuso en La organización de la unidad doméstica campesina, en 1925.
¿Que dice Meillasoux?… Paciencia… Ya lo vengo bicicleteando tres post, así que puede aguantar un cacho y averiguar qué dijo Chayanov.
Este post debería haberse titulado entonces, un ruso en Moscú.

Aleksandr Vasílievich Chayánov 1888-1937

El tipo  define a la modalidad doméstica de la producción como una forma de organización del trabajo y la producción, donde la producción depende la relación entre productores y consumidores. Y esto es así, en la medida en que trabajo y consumo no están separados (autoconsumo).  La unidad familiar como unidad de producción y de consumo.

El objetivo de la producción de la unidad económica campesina es la satisfacción de necesidades, no es la maximización de la tasa de ganancia.

Chayanov está en el medio de un proceso revolucionario, que se inspira en ideas que tienen al comunismo como superación del capitalismo ¡En un modo zarista!.  La revolución de Octubre había entregado tierra a  campesinos. ¿Había que colectivizar la propiedad privada campesina?… Chayanov dice que no. Había que respetar, promover, organizar la modalidad doméstica: había que cooperativizar a la tierra agrícola de los campesinos. Generar una organización económica amplia a partir de la progresividad de la organización campesina, no eliminándola.  ¡Imaginen la opinión de los soviets!… y luego la de Stalin  Acertó:  Cárcel, trabajos forzados, fusilamiento.

Tampoco se crea todo lo que se dijo por ahí de los soviets, comenzando por Hergé en su Tintín.  Tintín en el país de los soviets    saldrá  a partir de 1929 en el diario belga ultracatólico pro-nazi-fascista Le Vingtième-Siècle con la intensión de influir en los niños. Luego siguió publicando en Le Soir, bajo el control nazi.


1929… apenas cuatro años después de la publicación de la obra económica de Chayanov.

Y ahí estamos: una economía campesina basada en la economía doméstica, intercambios, dones,  auto-consumo, a contrapelo de la ideas de la economía clásica y neoclásica para los campesinos que proponía la gran exportación extensiva y masiva, y  que también pensó Stalin para el agro.

-¿Y el francés?…-

-¿Qué francés?…

¡Meillasoux!… Perdón, ya me había olvidado 🙂 . Claude Meillasoux.

El tipo es un francés que se mete a estudiar en Costa de Marfil,  en Malí y otras colonias francesas. Mire… Mali… ¿Le suena de algún lado?…Toma el modo doméstico de producción en el contexto específico de la relación colonial (Francia/Mali) Lamentablemente la descolonización nunca terminó. Las materias primas que interesan siguen  estando en África: litio, uranio, diamantes, oro.

En Mujeres, Graneros y Capitales (1975) , Meillasoux toma a Chayanov para poner el ojo en lo doméstico. Hay allí, en contextos coloniales  un modo de producción que subsidia a otro: el modo de producción doméstico al capitalista. En el ámbito domestico,  las mujeres producen a los hombres (la fuerza de trabajo) que luego serán explotados por el capital. Los paren, los alimentan, los educan y los entregan al capital. Los capitalistas les pagan solo lo necesario para su mantenimiento, pero no para su reproducción: esto se resuelve en el ámbito doméstico: sueldos de mierda que sirven para apechugar, mezclados con la agricultura familiar (tal vez le suene de algún lado).
Hay allí una subsunción indirecta del trabajo al capital. Este  tema, con nombre raro y piantavotos ya lo traté en el post de exportar de La Salada a Angola)

Pero… ¿Coexisten modos de producción?… ¿Hay articulación de los modos de producción?… Un modo de producción no supera al otro eliminando todas sus formas. El tipo (Meillasoux) escribió en el contexto colonial en 1975, pero sus observaciones respecto de lo doméstico, los roles de género y la manera en que el mundo de lo doméstico subsidia a la producción capitalista sigue vigente.

En Argentina, según el censo del 2001, solo el 10 % de la población es rural. No tengo el dato de cuantos de ellos tienen una economía de subsistencia o mixta (consumen lo que producen y venden su fuerza de trabajo).  Las relaciones capitalistas de producción invadieron las relaciones y ya casi nada escapa de ellas. En la educación de los niños, a veces hasta hay ingresos por hacerse la cama, aprobar materias,  cortar el pasto del fondo o limpiar baño.  (en otro post viejito se ve el intercambio de dones entre vecinas, no todo se compra o se vende:

https://elsudacarenegau.wordpress.com/2011/12/16/azuquita-mamita-lo-sagrado-y-lo-social/).

El capitalismo no ha eliminado todas las formas feudales de vasallaje (vea un poco la relación entre los medios de comunicación, los periodistas y el poder real) ni las formas esclavas de producción (vea el universo de producción textil, o el hortícola, por decir dos).

Las mujeres no han sido liberadas del yugo patriarcal en lo referente a la responsabilidad de producir la fuerza de trabajo en el ámbito doméstico. Las mujeres… en fin, una expresión vaga que sirve para nombrar a Lady Gaga, Frida Kalho,  Angela Merkel y la señora que limpia por horas.

¿Cómo juega lo doméstico hoy en la economía?… No tengo ni puta idea.

Toda esta locura de post económicos con título El francés… se inspiraron en un intento de imaginar alternativas al aumento de precios, que no es otra cosa que buscar complementos a los límites de una estrategia neokeynesiana. (Que hay que seguir profundizando, como por ejemplo, con los organismos reguladores eliminados: Junta Nacional de Granos, junta Nacional de Carne, el IAPI, etc..)  Buceamos en ideotas neoclásicas en relación a la teoría de los juegos y ahora en  la economía doméstica.  Faltaría sobrevolar por las propuestas de la economía social.

La cooperativización de economías domésticas, ya planteado por Chayanov en 1925 es una alternativa que valdría la pena investigar. Hay experiencias programáticas con cooperativas de servicios urbanas (los planes de gobierno), muy  perfectibles. Lo de la producción rural aportaría a la diversificación de la oferta, y supondría una reforma agrícola (eufemismo de reforma agraria, pero dicho así suena fuerte, y más ahora post 125 y locaut sojero) ¡Renuncie, montonero Yahuar, Montonero Tintín!

PD: El comentario de Iris me recordó el tema de León Chávez Teixeiro cantado por Amparo Ochoa

Anuncios

2 pensamientos en “Un francés en Malí.Cuarta parte. (Renuncie montonero Tintín)

  1. “Las mujeres… en fin, una expresión vaga que sirve para nombrar a Lady Gaga, Frida Kalho, Angela Merkel y la señora que limpia por horas”.
    y sí, decir “las mujeres” es como decir “los hombres” , o “los negros”, “los indios”, “los blancos”, “los argentinos”. Intentar definir a una persona por una sola coordenada nos dice bien poco de la posición que ocupa en la sociedad y de sus condiciones de vida. Hay mujeres pobres, hay mujeres ricas, negras, blancas, chilenas, wichís, etc, tal como hay hombres ricos, pobres, etc…aunque siempre ayuda ser wasp de pura capa yanqui.
    Ni siquiera la caracterización económica es suficiente: los pobres, no son todos iguales, los ricos no son todos iguales,etc.
    El trabajo considerado como propio de la mujer ( o sea el hogareño) ha formado y sigue formando aún parte de la economía sumergida, su trabajo pareciera no crear valor porque se da por hecho, como la lluvia o que salga el sol (Platón-supuestamente Sócrates- decía no muy felizmente que las mujeres nacían sabiendo tejer), ya sea que cocinen, planchen, laven,cosan, corten el pelo, vayan de compras buscando ofertas, pinten la casa,cultiven su huerta, administren el dinero para llegar a fin de mes, críen a sus hijos, y un largo etc que es más amplio cuanto más pobre es la familia (una rica no hace todo eso),
    Leo lo escrito y creo que me delatan mis prejuicios de blanca de clase media, pero uno es siempre prisionero de sus anteojeras particulares.
    Al final todo este divague- que espero no lo aburra- es para decirle que me gustó mucho la serie y que espero que continúe. Ah, y que me ha entristecido un poco lo de Tintín. Ya no se puede confiar ni en Pato Donald…digo, en Tintín.

    Me gusta

    • Gracias Iris. Muy atinado su divague largo. Comparto sus puntos de vista. (a mi que me gusta pelear hoy no podré). Lo de Sócrates, Platón (un solo corazón) en relación a que la mujer nace sabiendo tejer, no lo sabía. Un placer tenerla por acá.
      Me hizo acordar a Se va la vida compañera

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s