La frontera de la palabra

Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0 Mural Luxor, La Plata

“esta es la frontera de la palabra. el límite donde las formas y las perspectivas y los colores se vuelven incontenibles. donde la voz y la verdad, se transforman en un dibujo sagrado y callejero y maldito, como un crepúsculo de territorio, pero también de sentimiento y de lucha, un lugar donde existe todo y nada a la vez. un refugio, un espacio, una voz y un trazo”  Luxor Magenta

Joe Hisaishi toca Fantasía para la película Nausicaa del valle del viento, de Hayao Miyazaki

Un francés en Malí.Cuarta parte. (Renuncie montonero Tintín)

Claude Meillasoux había tomado sus ideotas (la mirada sobre la economía doméstica) de Chayanov, que las expuso en La organización de la unidad doméstica campesina, en 1925.
¿Que dice Meillasoux?… Paciencia… Ya lo vengo bicicleteando tres post, así que puede aguantar un cacho y averiguar qué dijo Chayanov.
Este post debería haberse titulado entonces, un ruso en Moscú.

Aleksandr Vasílievich Chayánov 1888-1937

El tipo  define a la modalidad doméstica de la producción como una forma de organización del trabajo y la producción, donde la producción depende la relación entre productores y consumidores. Y esto es así, en la medida en que trabajo y consumo no están separados (autoconsumo).  La unidad familiar como unidad de producción y de consumo.

El objetivo de la producción de la unidad económica campesina es la satisfacción de necesidades, no es la maximización de la tasa de ganancia.

Chayanov está en el medio de un proceso revolucionario, que se inspira en ideas que tienen al comunismo como superación del capitalismo ¡En un modo zarista!.  La revolución de Octubre había entregado tierra a  campesinos. ¿Había que colectivizar la propiedad privada campesina?… Chayanov dice que no. Había que respetar, promover, organizar la modalidad doméstica: había que cooperativizar a la tierra agrícola de los campesinos. Generar una organización económica amplia a partir de la progresividad de la organización campesina, no eliminándola.  ¡Imaginen la opinión de los soviets!… y luego la de Stalin  Acertó:  Cárcel, trabajos forzados, fusilamiento.

Tampoco se crea todo lo que se dijo por ahí de los soviets, comenzando por Hergé en su Tintín.  Tintín en el país de los soviets    saldrá  a partir de 1929 en el diario belga ultracatólico pro-nazi-fascista Le Vingtième-Siècle con la intensión de influir en los niños. Luego siguió publicando en Le Soir, bajo el control nazi.


1929… apenas cuatro años después de la publicación de la obra económica de Chayanov.

Y ahí estamos: una economía campesina basada en la economía doméstica, intercambios, dones,  auto-consumo, a contrapelo de la ideas de la economía clásica y neoclásica para los campesinos que proponía la gran exportación extensiva y masiva, y  que también pensó Stalin para el agro.

-¿Y el francés?…-

-¿Qué francés?…

¡Meillasoux!… Perdón, ya me había olvidado 🙂 . Claude Meillasoux.

El tipo es un francés que se mete a estudiar en Costa de Marfil,  en Malí y otras colonias francesas. Mire… Mali… ¿Le suena de algún lado?…Toma el modo doméstico de producción en el contexto específico de la relación colonial (Francia/Mali) Lamentablemente la descolonización nunca terminó. Las materias primas que interesan siguen  estando en África: litio, uranio, diamantes, oro.

En Mujeres, Graneros y Capitales (1975) , Meillasoux toma a Chayanov para poner el ojo en lo doméstico. Hay allí, en contextos coloniales  un modo de producción que subsidia a otro: el modo de producción doméstico al capitalista. En el ámbito domestico,  las mujeres producen a los hombres (la fuerza de trabajo) que luego serán explotados por el capital. Los paren, los alimentan, los educan y los entregan al capital. Los capitalistas les pagan solo lo necesario para su mantenimiento, pero no para su reproducción: esto se resuelve en el ámbito doméstico: sueldos de mierda que sirven para apechugar, mezclados con la agricultura familiar (tal vez le suene de algún lado).
Hay allí una subsunción indirecta del trabajo al capital. Este  tema, con nombre raro y piantavotos ya lo traté en el post de exportar de La Salada a Angola)

Pero… ¿Coexisten modos de producción?… ¿Hay articulación de los modos de producción?… Un modo de producción no supera al otro eliminando todas sus formas. El tipo (Meillasoux) escribió en el contexto colonial en 1975, pero sus observaciones respecto de lo doméstico, los roles de género y la manera en que el mundo de lo doméstico subsidia a la producción capitalista sigue vigente.

En Argentina, según el censo del 2001, solo el 10 % de la población es rural. No tengo el dato de cuantos de ellos tienen una economía de subsistencia o mixta (consumen lo que producen y venden su fuerza de trabajo).  Las relaciones capitalistas de producción invadieron las relaciones y ya casi nada escapa de ellas. En la educación de los niños, a veces hasta hay ingresos por hacerse la cama, aprobar materias,  cortar el pasto del fondo o limpiar baño.  (en otro post viejito se ve el intercambio de dones entre vecinas, no todo se compra o se vende:

https://elsudacarenegau.wordpress.com/2011/12/16/azuquita-mamita-lo-sagrado-y-lo-social/).

El capitalismo no ha eliminado todas las formas feudales de vasallaje (vea un poco la relación entre los medios de comunicación, los periodistas y el poder real) ni las formas esclavas de producción (vea el universo de producción textil, o el hortícola, por decir dos).

Las mujeres no han sido liberadas del yugo patriarcal en lo referente a la responsabilidad de producir la fuerza de trabajo en el ámbito doméstico. Las mujeres… en fin, una expresión vaga que sirve para nombrar a Lady Gaga, Frida Kalho,  Angela Merkel y la señora que limpia por horas.

¿Cómo juega lo doméstico hoy en la economía?… No tengo ni puta idea.

Toda esta locura de post económicos con título El francés… se inspiraron en un intento de imaginar alternativas al aumento de precios, que no es otra cosa que buscar complementos a los límites de una estrategia neokeynesiana. (Que hay que seguir profundizando, como por ejemplo, con los organismos reguladores eliminados: Junta Nacional de Granos, junta Nacional de Carne, el IAPI, etc..)  Buceamos en ideotas neoclásicas en relación a la teoría de los juegos y ahora en  la economía doméstica.  Faltaría sobrevolar por las propuestas de la economía social.

La cooperativización de economías domésticas, ya planteado por Chayanov en 1925 es una alternativa que valdría la pena investigar. Hay experiencias programáticas con cooperativas de servicios urbanas (los planes de gobierno), muy  perfectibles. Lo de la producción rural aportaría a la diversificación de la oferta, y supondría una reforma agrícola (eufemismo de reforma agraria, pero dicho así suena fuerte, y más ahora post 125 y locaut sojero) ¡Renuncie, montonero Yahuar, Montonero Tintín!

PD: El comentario de Iris me recordó el tema de León Chávez Teixeiro cantado por Amparo Ochoa

Llueve II

Caminar bajo la lluvia. Algo que ha perdido su romanticismo. Solo se disfruta cuando uno no está apurado y no se tiene que soportar ropa mojada por largos períodos (o sea: nunca)
Pero si Ud a pesar de todo, tiene que caminar bajo la lluvia por La Plata, hágalo sin paraguas, porque hay un duende que se aparece en cualquier esquina y se morfa (come) a los caminantes que usan paraguas. Ahora que lo pienso, solo se come a las pelirrojas con paraguas.

Vi una que pasó. Cayó enredada en un tentáculo. El duende   la engulló y comenzó a masticarla con unos dientes grandes  como los de  Jacques Brel.

Después eructó y se puso a cantar Ne me quitte pas. (si pincha, la escucha en Youtube)

Y un poquito después… cantó la marcha peronista en un alemán trucho.

Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0 La Plata. Mural de Gurí.

Canilla. Todo puede ser.

¿Qué ve aquí?…

Si. Una canilla. ¿Se imagina que pudiera ser otra cosa?…¿O servir para otra cosa?  Podría transformarse en un proyectil, en el contrapeso de una red de pesca, podría ser… a ver… un picaporte sofisticado y poco ergonómico. Podría ser la casa/fortaleza de una araña, o el escondite de una pequeña cucaracha. Podría ser vendida porque por el bronce pagan bien. (de hecho a la foto la encontré en una oferta de Mercado Libre)

Podría ser… si se lustra, un objeto para encandilar. Podría ser… ¡No se me ocurre más, joder!… Por decir una idiotez… ¿Podría ser una chica  sentada en el inodoro?… ¿Un patinador sobre hielo?…¡No!. De ninguna manera.

Le Petit Coin. Gilbert Legrand

Qué lo parió a Gilbert Legrand !

Toda nuestra vida podría ser otra cosa. Todo lo que hay podría ser otra cosa.

A Gilbert lo  descubrí en el blog del Negro Fontava

A la vista de todos

Hay veces que buceo para encontrar el ángulo adecuado. Un recóndito detalle podría alumbrar  sobre el asunto.

Foto: Ray Potes.

Pero la verdad, grande como una casa, está a la vista de todos

Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0 Mural La Plata, circunvalación calle 71

Truth, del disco We’re All Together Again For The First Time

Mali y el francés. Tercera Parte (Ni cumplo ni dignifico)

Veníamos viendo que hay inflación y que las causas  son diversas. concentración y extranjerización de la oferta, puja distributiva, especulación, manija mediática a las expectativas inflacionarias, controles de precios muy perfectibles, acuerdos cortos con actores fundamentales afuera, influencia de los precios internacionales, especulación, etc, etc. En función del los diagnósticos , las propuestas también eran diversas.

Pero en Malí y el francés Primera Parte, sugerí   la necesidad de una mirada hacia adentro de las casas de los compradores.

El capital se realiza en el consumo. Producción, distribución, circulación y  CONSUMO. Sin consumo la cosa no funciona. No es que el consumo defina un modo de producción: siendo yo zurdito, le pongo más fichas a la producción, y no tanto a la distribución (como Polanyi). Pero el consumo permite la realización del capital en este modo de producción: el capitalismo.
Esas casas/mansiones/ranchos están dentro de un barrio, condado, región que comparte más o menos valores, expectativas culturales, de clase.

¿Quienes deciden lo que se compra?…¿Dónde compran?… ¿A quién?… ¿Juega la edad?…¿Es posible una mirada de género?…

Hay que establecer una unidad de referencia para el análisis. Desde el punto de vista de la descendencia, de las reglas de la herencia, de la regulación de la sexualidad, los vínculos filiales, las unidades domésticas, generalmente  están habitadas por parientes. (Padres,  cónyuges, hijos, hermanos). Pero parentesco, o familia, para una mirada económica, no sería la unidad de referencia  adecuada.

El término familia, para los habitantes  de las casas (hogres) les queda chico, porque las familias son más amplias en número que los  habitantes de los hogares. Si lo que vamos a mirar es la economía, (en este caso el consumo y tal vez la producción), la unidad de referencia no será la familia sino la unidad doméstica.

Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0 Mural Luxor, La Plata

La unidad doméstica no se refiere a todos los que habitan bajo el mismo techo: ese es el concepto de hogar. Hogar es el conjunto de personas que viven bajo el mismo techo y tienen un presupuesto común para parar la olla.  La unidad doméstica (unidad de referencia económica) es el conjunto de personas, parientes o no, que organiza los recursos, los ingresos, las capacidades ¡Y el consumo!. Y que bien podría  estar formada por más de un hogar.

Y para colmo, existe la posibilidad que las unidades de referencia coincidan:  que un hogar esté integrado por todos los referentes de una familia y a su vez sea la unidad de organización de recursos, capacidades  y consumo. En ese caso familia=hogar=UD (Unidad Doméstica)

¿Qué consumen las UD?… Mercancías del mercado y recursos  colectivos: transporte, electricidad, agua, saneamiento (también del mercado).

Los neoclásicos tienen un problema con esto, porque suponen agentes individuales que deciden y en la práctica real se encuentran con unidades domésticas con ingresos diferenciados de sus integrantes, preferencias divergentes (por lo tanto, utilidades marginales diferentes. Para ver Utilidad Marginal en el marco neoclásico puede ver las entradas de economía que le sugiero: si no está de acuerdo podrá putearme , pero  por lo menos se habrá cagado de risa con la corbata rojo punzó de Hugo Varela y el predicador conurbano, Jesús de Laferrere y los  rollingas de Capusotto. primera parte, segunda parte )

¿Qué hacer?… Bueno. Tengamos en cuenta al jefe: el jefe decide por todos.  ¿Todas las unidades domésticas tienen jefe?… Y si hubiera… ¿Cómo decide?…. La teoría les queda chica. El mundo es más complejo y la supremacía masculina está en declive. Y las familias cambian, y también las Unidades Domésticas

Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0 . Fragmento de interveción de Luxor. La Plata

Hacen unas fórmulas para calcular teniendo en cuenta las distintas utilidades marginales de los integrantes. Fórmulas complejas. Seamos breves.

Siempre hay un roto pa un descosido: llega  HART, Gillian y dice que en pos de maximizar la utilidad individual, las decisiones se negocian. (Seguimos con la necesidad y la maximización como paradigma) La unidad doméstica como un campo de disputa y negociación de intereses. Esa será la teoría de los juegos: los jugadores  apelarán al regateo, la cooperación (una especie de alianza transitoria de empresas, como en el TEG). No le voy a negar que nunca es así. Salvo que estos análisis obvian las referencias históricas en las que se desenvuelve la unidad doméstica, a las características del proceso productivo, las relaciones de producción, distribución del trabajo, las relaciones de género, de poder. Siguen pensando en agentes libres dentro de un mercado (la casa, o una unidad mayor como una especie de mercado). Pero adentro de una unidad doméstica, como en el mercado, en que unos son los dueños de los medios de producción y otros solo tienen la fuerza de trabajo, “en esta casa se hace lo que digo yo, porque soy el hombre/mujer, porque soy tu padre/madre, porque te pensás que la guita la cagan los perros y yo me deslomo laburando, porque ahora querés el gato, pero cuando sea grande te olvidás y seré yo el/la que le cambie las piedritas del meo… y variaciones de este tipo.

También olvidan que el consumo, en esta sociedad, (la de consumo, maestro), está generada por una necesidad del capital: el marketing al servicio de la necesidad, la demanda y el deseo (Lacán, Lacán, por el culo te la dan) para la realización del capital.

Al final lo re-cagué de nuevo… nunca llegamos a Meillasoux y Malí… Je, je, je…

Ta bien… le tiro una puntita. Hubo antes del francés un ruso que en medio de la revolución rusa, frente a los soviets, tira que no hay que colectivizar todo, que hay que mantener la propiedad privada de los campesinos y que hay una comunidad doméstica con un modo de producción particular en la que consumidores y productores coinciden. Que hay que mirar esa realidad. Le resumo: lo hicieron cagar. Pero luego vendrá un francés  que lo descubre y toma sus ideas para mirar el contexto colonial franchute en África. La economía doméstica y las articulaciones con el capitalismo colonial.
Si todos estos rodeos, dilaciones, juegos, el modo de producción de post, sudaca y renegau, no funciona. Disculpe. “Estamos llegando” dijo el general Alais cuando iba a reprimir la rebelión carapintada de Aldo Rico. Nunca llegó. Yo ni cumplo, ni dignifico.

Un franceś en Mali. Segunda Parte (La inflación me tiene harto)

Mi historia del francés en Malí es como la de los músicos de Bremen… nunca llegan a Bremen… en este caso a Malí. . Yo quiero, pero los códigos de barra, las cajeras y los especialistas mediáticos  me abruman y me entretienen. Porque a pesar de mis historietas, fotitos, sténciles y demases, como dijo Inodoro Pereyra El Renegau:

Estoy comprometido con mi tierra…casado con sus problemas y divorciado de sus riquezas. Inodoro Pereyra de Roberto Fontanarrosa

Tonce… ahí tenés inflación. Todos hablan.

Los economistas del EDI (Claudio Katz, Eduardo Lucita, Jorge Marchini, y muchos otros) además de su agenda conocida: ferrocarriles, deuda externa y recursos naturales, (no minimizo la importancia de los tópicos) afirman que hay una inversión de la teoría del derrame en el oficialismo: “aflora una ingenuidad simétrica al imaginario neoclásico, que espera ampliaciones automáticas de la demanda por un efecto expansivo de la oferta”… “se supone que los capitalistas responderán a la continuada corriente de compras con espontáneas inversiones, sin evaluar riesgos o rentabilidades”. No me parece una advertencia para despreciar. Los empresarios, en vez de invertir, suben los precios. Para el EDI,  el control de precios debería hacerse “a partir de evaluaciones de los costos.  El control debe hacerse especialmente sobre los costos de producción y de intermediación“. Pero esto en el marco de “asegurar la desvinculación de los precios locales de las cotizaciones internacionales”.    el artículo completo

Enrique Martínez  propone diversificar la oferta: “mercados de productores; sistemas de comercialización de vínculo directo administrados por ámbitos públicos” y programas de incorporación tecnológica a las cadenas productivas clave. . Artículo completo ¿Por qué diversificar la oferta?.. Por la extranjerización y concentración de la oferta, maestro. Si quiere espantarse puede leer el artículo de Schorr, Martín, Pablo Manzanelli y Eduardo  Basualdo.

El grupo Fénix combate la idea de enfriamiento de la economía, que propone la ortodoxia neoliberal. El empleo genera un círculo virtuoso. Dicen que “las causas están en: factores inerciales, expectativas, puja distributiva, oscilaciones del tipo de cambio, sectores monopólicos u oligopólicos formadores de precios, entre otras. Las restricciones de la estructura productiva no se combaten entonces comprimiendo la actividad sino expandiéndola (vale decir, haciendo lo contrario de lo que hoy resulta usual en los países de la Europa en crisis).”

Proponen redireccionar el gasto (apuntar bien qué se subsidia desde el Estado), estimular la inversión no exclusivamente a la producción primaria agrícola, por ejemplo, en los campos tecnológicos (políticas de mediano plazo). Ver artículo completo

Como el grupo Fenix afirma que las  cifras del INDEC han perdido credibilidad y que solo un buen diagnóstico permite buenas políticas, el director técnico del INDEC, Norberto Itzcovich,  se calienta y les contesta, acusándolos de radicales (no en el sentido de extremos, sino afines a la UCR), y les abre las puertas para que chusmeen la confección de los índices.  Si hay que recoger el guante, quedan muchos sin recoger, con el perdón de la palabra. Ver artículo completo

Entonces viene otro chabón y dice que lo de la puja distributiva (lucha capital/trabajo) como factor que influye en la inflación, no es del todo cierto, porque los empresarios suben antes de los acuerdos de paritarias, durante y después, no que trasladan el porcentaje de suba salarial a los precios.

El que la tiene clara es BB King: Inflation Blues

Hey mr. president
All your congressmen, too
You got me frustrated
And i don’t know what to do
I’m trying to make a living
I can’t save a cent
It takes all of my money
Just to eat and pay my rent
I got the blues
Got those inflation blues

You know, i’m not one
Of those high brows
I’m average joe to you
I came up eating cornbread
Candied yams and chicken stew
Now you take that paper dollar
It’s only that in name
The way that buck has shrunk
It’s a lowdown dirty shame
That’s why i got the blues
Got those inflation blues

Mr. president
Please cut the price of sugar
I wanna make my coffee sweet
I wanna smear some butter on my bread
pAnd i just got to have my meat
When you start rationing
You really played the game
And things are going up
And up and up and up
And my check remains the same
That’s why i got the bluesí
Got those inflation blues


PD: no le prometo que el burro,el perro, el gato y el gallo llegarán a Bremen, pero sí que escribiré sobre el franchute de Malí 🙂