American Psychobolche

Ahora con el Arti nos vemos cada mucho. Durante años trabajamos juntos y algunos de esos años, además de compañeros de oficina, fuimos socios en un proyecto de apicultura. Los años separaron nuestros laburos, y la frecuencia de las charlas se redujo drásticamente. Mi condición de no poseedor de cuenta de Facebook ni Twitter me transformó en un paria que conserva la capacidad de sorpresa, puesto que me entero de las cosas como ocurría en los tiempos sociales analógicos: charlando cara a cara,  muchas novedades juntas con delay entre el hecho y el relato.

En esos espaciadísimos encuentros hablamos de cosas importantes y huevadas, pero a mi me cuesta diferenciar cuál es cual.

En el medio (o más bien en un lateral) de la charla, el Arti deslizó la propuesta. Al principio dio huevada, pero con el transcurso de las horas pasó a la categoría cosa profunda

Que la fórmula podía ser Garré-Kichiloff, que Randazzo, que el candidato de Clarín es Massa, bla, bla que es una suerte que los duhaldistas devenidos en kirchneristas estén encuadrados y no cascoteando desde afuera, Scioli, Maduro, Chávez, Venenzuela, Clarín, bla bla bla. Marañas de fórmulas presidenciales, hipótesis, pronósticos, que Darín, la 4×4 con licencia de discapacidad,  bla, bla, bla, Twitter, la rural, la corte, el mascarón de proa de la Fragata, ja, ja Evita, que hay que nacionalizar argentino a Correa y votarlo, viajes… en fin…a lo nuestro: entre la maraña dialéctica el Arti descerraja un

 “Para solucionar el tema de la sucesión de Cristina, hay que tirar las fronteras de Latinoamérica a la mierda y votar a Rafael Correa como presidente de todos”.

¡¡¡¿Dónde hay que firmar?!!!

Si… Me agarró el American Psychobolche. ¡La pesadilla latinoamericanista ya está aquí!


La primera impresión es fuerte, banal. Es una huevada impracticable, como la tabla del nueve. Da fashion progresista. Pero cuénteme mañana, después que esta idea, -que más que idea es una ideota-  fermente durante la noche en su afiebrada cabecita. Un vulgar plagio bolivariano-sanmartiniano y Ud estará con pullover peruano e ideas zurditas.
PD: los gorilas también serían más: los separatistas de Santa Cruz de la Sierra, los amiguitos de Uribe, la derecha venezolana, los compadres de Pinochet, los golpitas ecuatorianos. Pero nosotros seríamos muchísimos más. Si fuera así, Cristina también podría postularse, porque no sería reelección, y la otra sucesión, -la de Venezuela- también estaría resuelta 🙂
¿Se imagina una primaria en la que compitan El Pepe, Dilma, Cristina, Correa, Maduro,…?…
Me debe un Capitán del Espacio de dulce de leche, porque los de chocolate se derriten con el calor de enero.

Aunque la colación escolar de la América toda podría ser

Todo tuyo, Residente.
(la de Cesar Isella, Canción con Todos, no me gusta nada. A desalambrar de Viglietti…casi, casi que la pongo)

Soy,
Soy lo que dejaron,
soy toda la sobra de lo que se robaron.
Un pueblo escondido en la cima,
mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.
Soy una fábrica de humo,
mano de obra campesina para tu consumo
Frente de frio en el medio del verano,
el amor en los tiempos del cólera, mi hermano.
El sol que nace y el día que muere,
con los mejores atardeceres.
Soy el desarrollo en carne viva,
un discurso político sin saliva.
Las caras más bonitas que he conocido,
soy la fotografía de un desaparecido.
Soy la sangre dentro de tus venas,
soy un pedazo de tierra que vale la pena.
soy una canasta con frijoles ,
soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.
Soy lo que sostiene mi bandera,
la espina dorsal del planeta es mi cordillera.
Soy lo que me enseño mi padre,
el que no quiere a su patria no quiere a su madre.
Soy América latina,
un pueblo sin piernas pero que camina.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Tengo los lagos, tengo los ríos.
Tengo mis dientes pa` cuando me sonrío.
La nieve que maquilla mis montañas.
Tengo el sol que me seca y la lluvia que me baña.
Un desierto embriagado con bellos de un trago de pulque.
Para cantar con los coyotes, todo lo que necesito.
Tengo mis pulmones respirando azul clarito.
La altura que sofoca.
Soy las muelas de mi boca mascando coca.
El otoño con sus hojas desmalladas.
Los versos escritos bajo la noche estrellada.
Una viña repleta de uvas.
Un cañaveral bajo el sol en cuba.
Soy el mar Caribe que vigila las casitas,
Haciendo rituales de agua bendita.
El viento que peina mi cabello.
Soy todos los santos que cuelgan de mi cuello.
El jugo de mi lucha no es artificial,
Porque el abono de mi tierra es natural.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.
Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Você não pode comprar o vento
Você não pode comprar o sol
Você não pode comprar chuva
Você não pode comprar o calor
Você não pode comprar as nuvens
Você não pode comprar as cores
Você não pode comprar minha felicidade
Você não pode comprar minha tristeza

Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
(Vamos dibujando el camino,
vamos caminando)
No puedes comprar mi vida.
MI TIERRA NO SE VENDE.

Trabajo en bruto pero con orgullo,
Aquí se comparte, lo mío es tuyo.
Este pueblo no se ahoga con marullos,
Y si se derrumba yo lo reconstruyo.
Tampoco pestañeo cuando te miro,
Para q te acuerdes de mi apellido.
La operación cóndor invadiendo mi nido,
¡Perdono pero nunca olvido!

(Vamos caminando)
Aquí se respira lucha.
(Vamos caminando)
Yo canto porque se escucha.

Aquí estamos de pie
¡Que viva Latinoamérica!

No puedes comprar mi vida.

Anuncios

2 pensamientos en “American Psychobolche

  1. Renegau:

    Es cierto la de Arti es una gran ideota , pero me parece que una idea grande y transformadora, revolucionaria, como esa deberia revolucionar hacia abajo y repensar tambien la institucion presidencial y todas las instancias de poder .Que se yo,fue un minimo aporte renegau ,me estoy yendo a gesell y no quiero pensar mas ,ya tengo lista mi coleccion de la revista Para ti y la de Gente para leer en la playa. Buenisimo el video de calle 13 ,mire si este poema de guillen no es un abuelito de ese tema:

    ¿Puedes?

    ¿Puedes venderme el aire que pasa entre tus dedos
    y te golpea la cara y te despeina?
    ¿Tal vez podrías venderme cinco pesos de viento,
    o más, quizás venderme una tormenta?
    ¿Acaso el aire fino
    me venderías, el aire
    (no todo) que recorre
    en tu jardín corolas y corolas,
    en tu jardín para los pájaros,
    diez pesos de aire fino?
    El aire gira y pasa
    en una mariposa.
    Nadie lo tiene, nadie.
    ¿Puedes venderme cielo,
    el cielo azul a veces,
    o gris también a veces,
    una parcela de tu cielo,
    el que compraste, piensas tú, con los árboles
    de tu huerto, como quien compra el techo con la casa?
    ¿Puedes venderme un dólar
    de cielo, dos kilómetros
    de cielo, un trozo, el que tú puedas,
    de tu cielo?
    El cielo está en las nubes.
    Altas las nubes pasan.
    Nadie las tiene, nadie.
    ¿Puedes venderme lluvia, el agua
    que te ha dado tus lágrimas y te moja la lengua?
    ¿Puedes venderme un dólar de agua
    de manantial, una nube preñada,
    crespa y suave como una cordera,
    o bien agua llovida en la montaña,
    o el agua de los charcos
    abandonados a los perros,
    o una legua de mar, tal vez un lago,
    cien dólares de lago?
    El agua cae, rueda.
    El agua rueda, pasa.
    Nadie la tiene, nadie.
    ¿Puedes venderme tierra, la profunda
    noche de las raíces; dientes
    de dinosaurios y la cal
    dispersa de lejanos esqueletos?
    ¿Puedes venderme selvas ya sepultadas, aves muertas,
    peces de piedra, azufre
    de los volcanes, mil millones de años
    en espiral subiendo? ¿Puedes
    venderme tierra, puedes
    venderme tierra, puedes?
    La tierra tuya es mía.
    Todos los pies la pisan.
    Nadie la tiene, nadie.

    Nicolas Guillen.

    Abrazo Sudaca.

    Fede.

    • Menos mal que está apurado, porque su mínimo aporte no es para nada despreciable. Con tiempo,ni me quiero imaginar.
      Con respecto al poema tiene razón, hay inspiración allí. Hermoso lo de Guillen. Pa cagarla diré que todo es pasible de ser transformado en mercancía, apropiado. Lamentablemente. El punto es si uno como colectivo quiere o no vender: agua, tierra, paisaje, aire.
      Suerte en la playa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s