Anclao en la Mir

La Fragata Libertad está anclada en el puerto de Ghana desde el 2 de octubre a raíz de una resolución judicial. Esta medida la tomó un juez ghanés, haciendo  lugar a una  demanda contra el estado argentino   impulsada por los fondos buitres (Como el ANM Capital de Paul Singer).
No abundaré sobre el tema porque en todos lados hallará información al respecto. Además de expresar mi repudio a la situación, a los capitales especulativos, a la corte ghanesa y al juez Griesa, pienso en la situación de los marineros anclados. Los tipos que están allí.
¿Qué pensarán?… ¿Cómo pasarán sus días?…

Recordé otros casos de anclados por razones políticos-económicas. Inmediatamente me vino a la mente el caso del cosmonauta ruso Sergei Krikalev anclado en la estación espacial Mir (que significa mundo).

Sergei Krikalev partió de la Tierra, específicamente de la URSS con destino hacia la estación espacial soviética el 19  de mayo de 1991.

No estaba  solo  en la nave Soyuz TM-12. Lo acompañaban como ingeniero de vuelo, el Comandante Anatoly Artsebarsky, y la astronauta británico Helen Sharman. Pero  Sharman regresó a la Tierra con la tripulación siguiente después de una semana y   Krikalev y Artsebarsky permanecieron en la Mir.

de Izquierda a derecha: Anatoly Artsebarsky, Helen Sharman y Sergei Krikalev

Durante el verano, llevaron a cabo seis paseos espaciales (EVAs)  para realizar una variedad de experimentos y algunas tareas de mantenimiento de la estación.

Estación espacial Mir

En julio de 1991, Krikalev accedió a quedarse en la MIR como ingeniero de vuelo para la tripulación siguiente, programada para llegar en octubre, porque los dos próximos vuelos previstos se habían reducido a uno.

Después de la sustitución de la tripulación en octubre, Volkov y Krikalev continuaron las operaciones da la Mir

¡Krikalev estaba allí arriba desde mayo!. ¿Por qué se habían reducido  los vuelos?…   Porque la URSS estaba por implotar.

El 25 de diciembre de 1991 cuando se disuelve formalmente la URSS los tipos estaban allí.

El país del que habían partido no estaba más. Las nuevas autoridades tenían muchos problemas que resolver y ellos solo eran unos tipos orbitando en unos fierros.

El 28 de febrero de 1992 Krikalev se comunica con radio Moscú para informar que consideraba de “pésimo gusto”, que en la videoteca de la estación se encontrara un filme sobre dos astronautas varados en una nave espacial, condenados a morir en un lapso de dos días.

El 3 de marzo las autoridades rusas le informaron a Krikaliev que, por cuestiones presupuestarias, las comunicaciones por radio se verían suspendidas diariamente durante nueve horas.

El sueldo de Krikalev no llegaba ni a los 1.000 rublos en el contexto de una inflación destuctiva.  En el blog http://www.cosmonautica.es encontré un  extracto de la carta que el cosmonauta Poliakov envió a Krikalev en un carguero Progress antes del retorno a la disuelta URSS:

“Sentimos no poder enviarte miel. No es culpa nuestra. Los productores de otras repúblicas han dejado de enviarla. No sabes lo difícil que ha sido hallar los limones que te hemos mandado. No todos ahora en este país pueden tener un limón. Comprendemos tu agotamiento, pero el propio Presidente Yeltsin ha prometido tu retorno para el próximo 23 de marzo, si bien ya sabes que no podemos confirmarla aun. Hay huelga de especialistas en la Ciudad de las Estrellas. Además Baikonur es reclamada por Kazakstan que lo ha renombrado Tyuratam, pero no tienen con que financiar las instalaciones. Dicen los psicólogos que tu depresión es debida al ver los cambios que están pasando en la nación, a que tu sueldo al partir aun era respetable y sin embargo hoy tu mujer ve como no da para nada. Estamos vendiendo fotografías tomadas desde el cosmos a los americanos. Buscan divisas y ahora solo se buscan los beneficios comerciales. Los directores del programa espacial que aun no han marchado creen que se hundirá el sistema de satélites de telecomunicación y navegación. Los que se han marchado, varios cosmonautas entre ellos, se dedican ahora a crear sociedades privadas y piensan lanzar ingenios de otros países con los cohetes Ciclon y Zenit. La mitad de los científicos de Moscú quieren irse y se cree que un cuarto de millón de especialistas se marchara en dos años. Para evitar que se vayan los que guardan secretos estratégicos, los americanos y europeos van a financiar un proyecto de ciencia y tecnología, pero hay quien no cree que vaya a ser suficiente. El contraespionaje ha detenido a muchos que intentaban vender información secreta a extranjeros. Hasta se dice que la KGB vende sus archivos a ¡Hollywood! El caso es ganar dinero sin importar que puedan ser acusados de alta traición. Con ello te harás una idea que cómo está nuestra economía. Tus 500 rublos al mes no dan para comprar 5 Kg de tomates. Unos dos meses tras la liberalización de precios los mismos se han cuadriplicado. El gobierno dice que es la corrupción. Las primeras privatizaciones son un escándalo. Las mafias se apropian de los sectores. Hay más de 5.000 mafias, en que se agrupan unos 3 millones de criminales. Tienen de todo y controlan todo. Desde drogas, armas, hasta el comercio de las naranjas o el caviar. Disculpa que te cuente las preocupaciones de tus compatriotas, pero hay muchas amenazas y miedo a un golpe o estallido social”.

 Fuente de la carta.

Digresión: [La historia se aprende mejor con los pequeños relatos, que en las enciclopedias]

El quía sobrevivió a la desmoralizante carta de Poliakov. Pradógicamente, la  disolución de la guerra fría le produjo un frío en la espalda. Volver…¿A dónde?….

El 25 de marzo retornaba a tierra el Soyuz TM-12. Entre los cosmonautas que regresaban estaba S. Krikalev que había permanecido 311 días en el espacio, extrañando los limones (la fruta y los de su esposa).

Esta no es la única historia que recordé. La disolución de la URSS inspiró otras dos  con tipos anclados: La terminal (de Steven Spielberg 2004) y El fin del Potemkin. (de Misael Bustos, 2011) La primera, la historia de un pasajero de un país de la ex  URSS que en 1991 queda en el aeropuerto: no puede ingresar porque sus papeles han caducado y tampoco puede ser deportado, porque su país no existe más. La segunda, de dos marineros que quedan varados en Mar del Plata, por las mismas razones.

Imagino que el quía (Sergei Konstantinovich Krikalevtarareaba este tanguito, con un faso al costado de la boca:

Anclao en la Mir.

En este caso a cargo del Morocho del Abasto.

PD: Luego de publicado el post, descubro que la historia fue transformada en documental:

Out of the Present (1995) del rumano  Andrei Ujica. Lo pasaron en BAFICI 2011.

(en inglés)
http://www.cultureunplugged.com/documentary/watch-online/play/9300/Out-of-the-Present

Si usa Chrome puede instalar FVD video downloader que le permite descargar cualquier video embebido en una página web.
Si usa Firefox, instale este complemento

Si logró bajarse la peli, y quiere los subtítulos en español o en inglés (.srt) pídamelos que se los paso por mail

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s