Boris (Segunda Parte)

Viene de acá

1 Boris en Bulgaria antes de llegar a Argentina

Yo tenía 17 años pero entré como mayor porque disparé [huyó].

A mi no me dejaban salir. En el 23 estalló a la revolución en Bulgaria y yo le llevaba la comida a los guerrilleros a las montañas. [Boris le llama revolución al golpe del 23, pinche el hipervínculo para ver de qué se trata]

(Fuera de la entrevista formal,  Boris cuenta que él no sabía leer y fueron los guerrilleros lo que le enseñaron. También describe un ritual de iniciación con velas y huesos, pero lamentablemente, eso no quedó grabado, no fue mecanografiado y los años volvieron impreciso el recuerdo)

Yo queria salir [de Bulgaria] pero no sabía adónde. Plata había guardado. Juntaba moneda por moneda para el pasaje. Un día veo en el baile que un muchacho está parado y no baila. Pregunto a uno:

– Che- le digo. -Este muchacho no es de acá.-

-Este es de acá, vive a dos cuadras de acá, pero vino de Norteamérica-

Cuando dijo así, yo abrí los ojos. Voy así al lado de él y le digo:

-¿Usted es de acá?-

-Si, vivo acá nomas.-

¿Y por qué no baila?… no conoce a nadie?-

-No-

-Venga acá- (otra vez lo presenté).

[La guerra había dejado una población llena de mujeres viudas, jóvenes y solas y casi nada de hombres de edad intermedia.]

Mujeres búlgaras en 1923

Y después le digo:

-¿Cómo puedo ir a Norteamérica?-

-Mire, a Norteamérica ahora no dejan, pero podés ir a la Argentina. Solo que Argentina es otra plata.-

-¿Y cómo tengo que hacer?- Te vas a sacar buena conducta de acá, después yo te vaya dar la dirección de la agencia [de viajes].

Al día siguiente, yo enseguida empecé. mi familia no sabe nada, ellos piensan que yo estoy en las minas. Tenemos minas de carbón allá.

Yo me alejé de la casa porque mi padre no me dejó estudiar. Me sacó de cuatro años del colegio y quería que trabajáramos en el campo. [en el cultivo de papas]  Y yo un año trabajé en el campo y no alcanzo, a fin de año no teníamos que comer. Digo: -yo no trabajo más- Le digo al viejo:

-Papá ¿No me dejas ir a aprender algún oficio, zapatero, carpintero?-

-No-

El viejo no me dejaba.

Digo a mi hermano mayor:

-¿Por qué no hablas a mi papá que me deje ira aprender?-

Va y lo habla.

-Dice si quiere prender que vaya, pero que no venga a comer acá.-

-Esta bien-

Ilustración: Shaun Tan, del Libro The Arrival

Y yo después de dos días me levanto y me voy a las minas de carbón. Conozco capataces y todo, y enseguida me dieron trabajo. Y yo a la plata que ganaba ahí, igual se la daba a los viejos, pero alguna monedita me guardaba y escondía.

Cuando este muchacho me dijo así, yo después de dos días voy allá, veo una secretaria general, allá de la sub-comisaría. Los que estuvieron ahí antes [del golpe de estado del 23]  yo los conocía a todos, pero escaparon porque eran comunistas, perseguidos. Uno fue a Francia otro a Turquía … Todos nuevos trajeron a la sub-comisaría.

Lo paro en la calle y le digo:

-Señor… ¿Me permite una palabra?-

-Cómo no- me dice.

-No me da buena conducta?…- [certificado de buena conducta]

-¿Cuántos años tenés?…-

-Diecisiete-

-No. Tenés que depositar 5000 levas como que después de cinco años volvés a hacer el servicio militar.- [El servicio militar duraba cuatro años]

-¡Si yo tuviera 5000 levas no me voy al extranjero!.-

Y me dejó plantado ahí. Y yo pensaba… -¡¿Qué hago ?!-

Y así a media cuadra había un puente de un río chico que pasaba por la mitad del pueblo, fui, me paré, eran las cuatro y media de la tarde. -Qué hago ahora? Y en eso viene un muchacho conocido pero era mayor, él ya había hecho el servicio militar, tenia veintidós años. Le digo:

-Juan, venga acá. Tomá 105 levas y andá frente al Correo y sacá un papel sellado.-

Fue y lo sacó.

-Bueno ahora con este papel vas a la su-bcomisaria y pedís buena conducta. Si te preguntan adonde vas, diga al extranjero. Si te exigen, dígale a Argentina. Y después venís.-

Fue y me lo trajo.

-Bueno, ahora vas a tu casa y me traés el certificado que hiciste el servicio militar.-

Fue y me lo trajo.

-Bueno, ahora va a llegar una carta con tu dirección. No vas a decir a nadie. Vos sos el único que sabe que yo voy a salir de acá. Porque mi padre había sentido que yo quería salir y en una oportunidad me dijo:

-Vos no querés trabajar en la casa pero vas a ir a la Argentina, pero yo te voy a agarrar con la policía y no te vaya dejar ir.-

Digo: -Está bien, yo no voy a ningún lado. Y al día siguiente me levanto temprano, a la madrugada, salía a pie, y en seguida pregunté por el departamento de policía. Y en esto veo que vienen tres milicos que los conocí. Agarré y me escondí, y pasaron ellos y yo salí. Salí y encontré la oficina

-Buen día, qué necesitaba?-

-Vengo a sacarme el pasaporte para Argentina-

-Bueno, ¿Tenés buena conducta?-

-Sí señor.-

-¿Tenés certificado como que hiciste el servicio militar? –

-¡Si señor, como no!- Todo a nombre de otro. Todos los documentos a nombre de él. Y en esto entra un general, un coronel era grandote. Y el empleado le dice:

-Este muchacho va a la Argentina.-

Y yo pensé… -Y ahora si me pregunta adónde estuve en el servicio mllitar, qué le digo?…¿Quién era mi general? …Ah… total no maté a nadie, qué me van a hacer, no?-  Siempre tenía coraje yo.

Me dice:

-¿No tenés miedo que el barco se vaya a hundir?-

Le digo:

-Que se hunda, total no es mio!.

Y en eso nos dice

-Che, ¿No se escapa este, de acá?-

-No- dice el empleado. -tiene buena conducta. Bueno ahora vas a ir al Banco Agrario, me pedís un certificado como que no debes nada.-

¡¿Qué voya deber yo?!. Pero fui y  pedí el certificado.

Agarró un libro, abrió _

-¿Cómo te llamas?-

-Juan Mincheff- (Aunque yo soy Boris Petcoff.) Me dió el certificado y lo llevé a la oficina. Me dieron el pasaporte. ¡Como que nací de nuevo!. Eran las once y media y me volví a pie otra vez. De vuelta pero despacio, caminé para llegar de noche a casa. Al día siguiente mando una carta. La agencia me contesta en dos días, que tal y tal día esté allá. Y salí el 23 de abril de 1924, a las 12 de la noche de mi pueblo.

Ahora dicen que es una ciudad grande. Y salí a media noche y no fui a donde tenía que tomar e tren. Dogo. Puede ser que el viejo se entere y me vaya a buscar allá. Yo agarré otro camino, salí a las doce y llegué a las siete de la maña a a la estación. Llego ahí y me encuentro a un muchacho conocido, de otro pueblo.

-Eh!- dice -Boris ¿A donde vas? –

Le digo: -A estudiar , a qué hora viene el tren?-

-Ahora, ya llega.-

Foto: Juan. La foto no es de un tren búlgaro sino español, pero de 1923.

Agarré el tren y me me bajé en una ciudad, fui a una oficina a buscar otro certificado. Y empecé a firmar- y en vez de firmar Juan Mircheff, yo puse Boris Petcoff. ¡Tuve que borrar!. Me equivoque. Agarró el papel,  lo rompió, y me lo hizo otra vez y me lo dio y me tomé el tren.

Llegué a Sofía a las cinco de la tarde, a la capital de Bulgaria. Y allí me dljeron:

-Cuando salis de la estación vas a ver un puente dos leones acostados, pasás el puente y la agencia está ahí-

Y lo encontré fácil. Adelante de la agencia había un montón de búlgaros que también viajaban. Pagué diez mil levas y me quedaron cuarenta centavos, que se los regalé a un empleado al día siguiente  que me acompañó a la estación. Dormimos ahí porque teníamos pago ya hasta acá, hasta Buenos Aires…. Y así vine a Berisso.

El tipo era un pibito de 17 años, sin nada de nada. Ni una moneda de dos levas  en el bolsillo, embarcándose a un país que hablaba en un idioma que desconocía. Sin equipaje, sin amigos en el barco ni en el lugar de destino, escapando del hambre, de la opresión de su padre y de un país vapuleado por la guerra y convulsionado por un golpe de estado.

Y Boris llega a Berisso. Pero eso es otra historia que será contada en la última entrega. Nos queda el Boris obrero industrial urbano, el Boris de la Patagonia, el Boris en el Chaco, el Boris fundador del periódico del PC, el Boris en Rosario, el Boris comerciante. Si. Todo es verdad. Habrá un gran resúmen 🙂

Nota: no he modificado puntos ni comas de las palabras de Boris en la entrevista, solo eliminé las preguntas.

Anuncios

2 pensamientos en “Boris (Segunda Parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s