El cielo se cierra. Llueve. Y luego sale el sol.

El cielo se cierra. Llueve. Y luego sale el sol.. Si pincha irá a leerlo allí, a mi otro blog. Autismo Sudaca

La magia

Keith Jarrett se sienta al piano. Improvisa. Está en Alemania. Es  The Köln Concert y corre el año 1975. Bueno, se sienta… maomeno. A veces se para. Toca con los dedos, con el alma, con todo el cuerpo.

El tipo llega luego de dos días sin dormir y cientos de kilómetros en gira.
En el Cologne Opera House va a improvisar su repertorio. Se sienta y espera su piano para la prueba de sonido… y su piano nunca llega.
Le trajeron otro con un sonido metálico.
Keith se recalienta y él mismo pone los micrófonos y más o menos acomoda el sonido.
Pero la manera en que toca esa noche está fuera de toda previsión.
Algunos hablan del mejor concierto de improvisación de la historia.

No es posible hacer lo que el tipo hace. Hay algo de jazz, de blues, de rock. No sería justo etiquetarlo con un género.

Le dejo la primera parte.

PD: ¿Vio que a la derecha del blog tengo personas puestas para que me iluminen cuando escribo?. El tipito al piano que está arriba del Corto Maltese, es el quía.

Licencias y semillas. Otra ley de mierda. Sudaca Renegau, renegau, renegau IV

En este blog apoyo la cultura libre. En este blog apoyo al gobierno a mi manera. Me identifico con el rumbo general de la política. Algunas  medidas las vivo con emoción, otras con alegría, otras con simpatía. Pero otras me generan duda, algunas fastidio, preocupación… y unas pocas indignación.

En este caso me referiré al giro respecto de  las políticas del flaco, con Ginés García a cargo del ministerio de salud y la creación de una ley de medicamentos genéricos en agosto del 2002.

Por supuesto que esto generó una serie de conflictos económicos con EE.UU. en relación a los derechos por patentes. Un dedo en el orto al capital.

No solo la prescripción de genéricos por ley: la fabricación de medicamentos en Argentina considerándolos bienes sociales. No desarrollaré aquí mi idea sobre cultura libre. Eso me llevó siete post, y creo que no terminé. La política sobre patentes y derechos de propiedad intelectual no tienen un aspecto meramente ideológico-romántico. Estamos hablando de dinero, de propiedad, de derechos, de salud/enfermedad, de libertad, de vida, de soberanía, de  salud  (o de dependencia, sujeción, enfermedad y muerte, si así lo prefiere).

Hubo un cambio respecto de enfrentar al norte y al capital trasnacional con las políticas sobre patentes. Me refiero específicamente a Monsanto.

“El Vicepresidente de Monsanto Argentina, Pablo Vaquero, anunció junto al ministro de Agricultura, que la nueva soja “Intacta RR2 Pro” estará disponible en la campaña 2013/14 y que “ese salto no sera gratis para los productores, que no pagaron royalties por la primera soja RR, aprobada en 1996″.

En aquella oportunidad Monsanto no patentó en el país su transgénico debut y cuando quiso cobrar por las semillas vendidas se encontró con una fuerte resistencia incuyendo al ex presidente Nestor Kirchner quien resistió esa pretensión en los tribunales europeos, donde Monsanto había accionado contra los exportadores argentinos.” Fuente

Lo que sigue no  fue dicho en  una reunión secreta. Y está publicada en la página de la Casa Rosada

Le regalo el Capítulo de Argenleaks sobre Monsanto. del libro de Santiago ODonnell.

A todo esto… ¡Ud sabe qué es Monsanto?

Pues bien…

Está por tratarse la ley Monsanto. (The Wall Street Journal The Wall Street Journal)

También está en el Página 12.

Esa ley ya se aprobó en Méjico en 1996, pero van por más.

El país necesita recaudar. Esta es una fuente rápida para hacerlo. Recaudando a los sojeros beneficiamos a la mayoría. Cagamos a la mesa de enlace. Je.. ¿ A quién cagamos?
Pero no es gratis. Ud. y yo lo sabemos, así que no abundaré sobre las implicancias de la palabra Monsanto luego de la película, involucrado hasta en el golpe institucional en Paraguay.  También sé que se recaudará cobrándoles a los grandes sojeros y seguro se subsidiarán los costos de patentes a los chicos. (¿Sojeros chicos?).

Hay un programa nacional para estimular el biodisel, anunciado por el ministro y viceministro de economía. Y la soja asociada con el maíz aumentan (en el corto plazo) el rendimiento. Si se aumenta el rendimiento, aumenta la exportación, y también aumenta la recaudación por retenciones. Así que también se estimula la producción de combustibles en un momento de crisis energética mundial, a la vez que si se hace combustible con comida, aumenta el precio de la comida,  ¿Para el guiso o para el tanque de combustible?. (Ud no come soja, pero si maíz). Y no le hablaré de desertificación, de contaminación de las napas freáticas con Randup y la muerte de peces,aves,de malformaciones genéticas, cáncer ni nada.

Dejémosnos de joder. La ley de riesgos de trabajo recientemente aprobada es una  bosta. Este proyecto de ley es una bosta peligrosa, una agachada.

PD: Si me va a putear sea Hegeliano. Muéstreme contradicciones, equivocaciones, inconsistencias, no me venga con que soy funcional al Choto, ni nada por fuera de lo que está escrito. Quiero, necesito y deseo estar equivocado, que todo sea una tergiversación de la realidad, que los videos estén editados malintencionadamente, y todo esto sea producto de mi componente  zurdo/testimonial afiebrado. Y entonces me retractaré y hasta eliminaré el post y pediré disculpas.

Serendipia II

Esta mañana charlaba con Rafael, un cumpa de la oficina. No sé como comenzó la cuestión, pero una cosa llevó a la otra y llegamos a que el Rafa dice:
-¿Conocés a Adolf  Wölfli?-
-Ni idea-
-Es un pintor suizo que estaba loco y pintaba en el manicomio. Lo reivindicaba uno de los surrealistas. Creo que era Artaud-
Y así, buscando a Wölfli llegué hasta La Caja Negra, de ahí lo de serendipia II.
Lo que sigue será todo robado de allí, pero mechando con obras y fotos de Wölfli, sacadas de otros lados. Las imágenes de sus cuadros son de dominio público por tener más de setenta años de muerto el autor.

“Este salvaje campesino suizo representaba un verdadero problema para el personal del hospital psiquiátrico de Waldau: aporreaba a médicos e internos con el mismo democrático entusiasmo. Hasta que a un doctor se le ocurrió darle un lápiz: santo remedio. El montañés peludo comenzó a rellenar papeles con complejísimos y sofisticados diseños que parecía salir de la nada, y no paró hasta acabar con el grafito. Así, con una estricta dieta de dos lápices a la semana, y bajo amenaza de no volver a darle otro si sacudía a algún interno, Adolf Wölfli produjo una monumental obra de dibujos y pinturas para trompeta de papel y voz solista, única en el mundo.

 Su psiquiatra de cabecera, Walter Morgenthaler, le regalaba cada navidad una caja completa de lápices de colores (óleos no, que eran caros), que le llegaban a durar a Wölfli hasta un par de meses. A cambio, se convirtió en su primer coleccionista, y en el impulsor de un museo con su obra en Berna, Suiza.

Adolf Wölfli, que murió en el loquero en 1930, es tenido hoy por el más grande artista psicótico de la historia, con una obra que abarca unos 25.000 papeles, dibujos y diseños de increíble densidad, que son a la vez música y literatura. Junto a sus dibujos, dejó instrucciones precisas sobre cómo debían interpretarse musicalmente. Naturalmente, al día de hoy, nadie consiguió tocar una obra de Wölfli, el que ha sido llamado alguna vez “el Leonardo da Vinci de la inteligencia disociada”.

Clínica Waldau, 1921

Pero si la locura es sufrimiento y no provoca ninguna envidia, por el contrario esa magia simpática, esa especie de fusión de los sentidos que los neurólogos llaman sinestesia es un don maravilloso. Aparentemente, todos nacemos sinestésicos, pero en los primeros meses de vida, las respuestas a los estímulos externos (luz, ruido…) empiezan a diferenciarse, creando islas sensoriales en el cerebro. Y así, sólo podemos ver colores, u oír sonidos… ¿Todos? no: un conjunto de irreductibles gal… digo, personas, resiste, conservando una “conectividad anatómica no habitual” entre los distintos módulos sensoriales del cerebro. En otras palabras, en estos individuos, por alguna razón desconocida, los sentidos se mantienen enlazados, generando “un nuevo mundo de sensaciones”, como dicen los anuncios de yogures.

La sinestesia  está en el origen del arte abstracto: Kandinsky y Mondrian, entre otros, eran sinestésicos. También lo eran grandes músicos como Schoenberg o Scriabin, o poetas como Baudelaire. Se dice que una cierta dosis de LSD provoca temporalmente sinestesia en la persona que lo consume. De hecho, el arte psicodélico es considerado un arte claramente sinestésico.
Una cosa es segura: vaya uno a saber cómo es el mundo, pero no todos lo percibimos igual.

A mi, de hecho, mi contrato laboral  me huele a podrido. ¿Será la sinestesia?”

Feliz de que el Rafa me presentara a Wölfli, y de hallar a La Caja Negra.

Los dejo con música de Alexander Scriabin, ‘Vers la flamme’. y obras del pirucho sinestésico.

Paka Paka

Se pensó que era el canal del Ministerio de Educación, no. Falsa alarma. Safaa Arapiyat, una piba palestina canta su rap  Paka Paka (critican, critican).
Ser mujer, ser joven en el mundo árabe, y estar detrás de los muros que pone Israel. Critican, los de adentro, critican los de afuera.

Es un fragmento del film Checkpoint Rock: Canciones desde Palestina
Año: 2009
País: España
Género: Documental
Dirección: Fermín Muguruza, Javier Corcuera
Guión: Fermín Muguruza, Javier Corcuera
Duración: 72 min
Idioma: Arabe, Hebreo con subtítulos en español

Si quiere ver la película entera, se la dejo abajo.  No solo hay rap detrás de los muros, cuando se logra atravesar el checkpoint (puesto de control) de la cultura. Laud, resistencia, renegadez, y arte.

Allí verá el muro de la vergüenza y las pinturas de Bansky.

Chico Malo (lo bello III)

Chicago, 1952. Departamento de un amigo del escritor Nelson Algren, amante americano de la intelectual francesa. Simone de Beauvoir termina de bañarse y se sujeta el pelo desnuda frente al espejo. Por la puerta entreabierta el fotógrafo Art Shay toma un recuerdo.

“Chico malo”, lo increpa. Lo dice relajada. Una mujer de cuarenta y cuatro años.

[Esto lo digo yo]: Por favor, no me tires con el patriarcado por la cabeza, ni con el cuerpo y el poder.

PD: Vi Madrid 1987 de David Trueba con José Sacristán y María Valverde.  La desnudez, el cuerpo… en fin. Véala.

Bill Evans, en vivo en Suiza en 1975, toca Morning Glory

Manuela, mujer sudaca

En mi entrada anterior hice un llamado al envío de arte callejero.
Varios mandaron materiales. Estoy feliz y pensando qué haré con ellos. Mi idea primigenia era era incluirlos en entradas como ilustración de textos. También pensé en crear una página en el blog reuniéndolos a todos. Ya veré.
Uno de los que mandó fue Federico Hurtado. También tiene un blog

Foto: Federico Hurtado

La foto fue sacada en el barrio  La Candelaria, Bogotá septiembre 2012.

El señor de la izquierda es Simón Bolivar, lo identifiqué instantáneamente. Pero … ¿La dama?.

Mi ignorancia ilimitada! 🙂

Federico me contestó amablemente que se trata de Manuela Sáenz “La Libertadora”.

Y para ilustrar su comentario, agregó las  palabras de Rafael Correa.

Cursé en la facultad Historia Latinoamericana. ¡¡¡¿¿¿Cómo carajo es que no se nada de ella????!!!
La historia deja afuera a las minas.
Luego encontré la película del venezolano Diego Rísquez: Manuela Sáenz, la libertadora del libertador.

Gracias Federico

PD: Ahora también está la página Obsequios de los lectores del blog. Allí voy reuniendo los regalitos enviados.

Aviso

Esta no es una  entrada verdadera  Más bien es un aviso: allá arriba, al lado de donde dice Street Art Murales, ahora hay otra que dice Arte Callejero: Sténciles. Entre y se encontrará con una selección que he hecho de mis fotografías  sin tener claro el criterio. Ud podrá enriquecerla, si me manda sus propias capturas fotográficas de arte callejero.  (no necesita tener una cámara profesional ni ser fotógrafo; con la cámara del teléfono móvil alcanza. Trate de agregar datos como el lugar y la calle donde se encuentra la obra. Entenderé que las fotografías no tienen derechos reservados y que se pueden compartir libremente.

No se limite a sténciles: también pueden  ser murales y/o pintadas con consignas que le parezca que vale la pena compartir.

Pueden hacerlo a elsudacarenegau@gmail.com

Gracias! 🙂

PD: Aparecerán en Obsequios de los lectores del blog

 

Freedom

Foto: El Sudaca Renegau. Licencia CC 2.0 Mono enjaulado

Estaba en Plaza Moreno de La Plata.

Boris (Final)

Viene de acá

Será un fragmento. La vida de Boris da para un libro, o una película.

Berisso

Empecé a trabajar en el frigorífico Swift.

Boris no comenta en esta entrevista detalles de las condiciones de trabajo en el frigorífico, salvo su primer día en la sección tripería, que puede leer en la primera parte. Tengo la opción de mandarlo a leer de Taylorismo de poner el testimonio de otro búlgaro, también empleado del Swift en esa época.  Brevemente le diré que las tareas estaban organizadas bajo el sistema de “organización científica del trabajocreado por Taylor, y  que luego el Swift adaptó a las industrias frigoríficas con el nombre de sistema standadart. Dado que el objetivo era la “adaptación del trabajo a las necesidades del capital aumentando la eficiencia de la mano de obra, las principales características de dicho sistema estaban dadas por:

Separación entre los departamentos de planeamiento y de producción, y dentro de este último, una compartimentación minuciosa de las tareas, que así podían ser medidas y registradas. Sistema de premios que incentivaban el aumento de la producción. Una estructura jerárquica de control que regía todo el sistema garantizaba su funcionamieto.

Testimonio de otro búlgaro del Swift:

En aquel entonces el trabajo en el frigorífico era muy duro, muy explotado. En aquel entonces figuraba el standard. En la empresa grande, cuando trabajaba un obrero había un empleado especializado de la em­presa que le tomaba el tiempo del trabajo, lo que podía hacer en una hora o en ocho horas. Después, cuando tenía que cambiar el personal, suponemos echar algunas chicas o al obrero y después tienen que reemplazarlo, entonces al nuevo que lo toman la controlan el trabajo y si no rinde igual al anterior lo echaban, lo echaban sin ninguna indemnización.”

Shaun Tan - The Arrival 060

Ilustración: Shaun Tan, del Libro The Arrival

 

Seguimos con Boris:

No hice el año, entré en mayo y en diciembre me llaman de la oficina y me mandan a la Patagonia. Era el año 24 cuando vine y el 7 de mayo entré a trabajar. El 25 de enero del 25 me mandaron a Patagonia, para trabajar tres o cuatro meses una faena. Allá pagaban mejor. Como yo no entendía me llamaron. Había una capataz mujer. Ella me explicó que me mandaban a Patagonia.

Llego a casa y cuento. Había paisanos y me dijeron:

-¡¿Dónde vas a ir?!.¡Que vos no sabes hablar!, ¿Vos sabes cómo es allá?-

Shaun Tan - The Arrival 032

-¡La gran slete!-digo yo. Fui a la pieza otra vez y empecé a llorar. Y después digo por qué lloro yo ahora? Si yo vine desde Bulgaria, y no sabía nada, no tenía ni cinco centavos y estoy bien. Ahora me pagan todo. Fui y les dije:

-Me voy, yo no soy cobarde como ustedes-.

San Julián

Trabajé dos meses en la Bahia San julián. Traje 900 pesos. Me pagaban 85 por hora. Pagaban el doble los feriados..

Resulta que cuando fuimos a San Julián, a trabajar paro el trabajo ahí, [hace huelga] y a mi me tenían como cabecilla. Yo no sabía hablar [español] y me tenían como cabecilla. Pero resulta que después mandaron una carta anónima a la compañía. Fue un jefe de Berisso, de la tripería como inspector. y queria romperme el contrato, ponerme con menos sueldo. A nosotros nos pagaban por hora que trabajábamos, nos pagaban doble, 85 centavos por hora. El quiso romper el contrato y ponernos 145 pesos por mes. Me descontaban 45 pesos por comida: me quedo con 100 pesos. Era el goblerno de Alvear.

No ibamos a ir a Patagonia por esa suma.  Y yo paré el trabajo y todos los muchachos me hicieron caso. Paramos el trabajo.

Al día siguiente me llama el gerente a la oficina, y el tipo habría dicho allá que no queríamos trabajar. Comimos al mediodía y fuimos. El gerente ya me conocía me conocía como Juan

-Juan, ¿Qué les pasa? Ustedes no quieren trabajar?, yo los mando de vuelta. les paqo el pasaje y los mando de vuelta.-

-No, señor (Mister Warnes se llamaba). no es que no queremos trabajar. Pero antes de todo. nosotros tenemos contrato firmado como tenemos que trabajar? _Sí _y cuando empezamos a trabajar usted no nos dijo que quería que trabajáramos bien la tripa porque lba directamente de acá a Norteamérlca? y de las varias veces que me revisó, salió mal?-

-No –

-Entonces por eso paramos. No es que no queremos trabajar.-

Y un tal Steller que era el jefe de la tripería saltó, un petisito … y dice:

-Sí, pero allá cuánto hacen la hora? –

-Mire, ya que toca este tema le voy a decir: cuando mataban 600 por hora y nosotros eramos 16 planchadores, y nos dejaron 12, querian que hicieramos el trabajo igual, y para hacer el trabajo igual, va junto con la matanza, nosotros agarramos y levantamos la barra, largamos la tripa sucia, y al día siguiente 60 barrlles volvieron de vuelta. ¿Y por qué me llamaste y me dijiste que toda la tripa está sucia? Y yo te expliqué por qué.-

Porque Broseaga, el mayordomo, creía que nosotros servíamos para la matanza … Nosotros antes … mire, el frigorífico Swift, todos los frigoríficos de carne eran un matadero de gente, mataba a la gente. En aquel tiempo, decis una palabra y te echaban.

Trabajabas 18 horas. Entrabas y no sabías a que hora ibas a salir.

Y por eso me tenían a mi de rojo.

Berisso de nuevo

Cuando volví me compré una cama, me hice un colchón de lana, me compré dos sábanas. si no dormía sin sábana, no? Después me compré un trajecito, 29 pesos, marrón, me compré un par de zapatos marrón. Ya me empilché!. Ya empecé a comprender como es la cosa.

Shaun Tan - The Arrival 054

Y fui tres años a San Julián.

En el año 29 me echaron como comunista. Y andaba sin trabajo y me fui a Rosario, a Santa Fe

Rosario

Tomé un tren de carga, porque no tenía plata y en una estación subieron cuatro o cinco muchachos, uno se acercó al lado mio y me dice -A dóde vas?-

-A Rosario, a buscar trabajo –

-Querés venir con nosotros? –

-A dónde? –

-A afanar, para ir a robar-

-No, no, yo no sirvo para eso-

Y antes de Rosario bajamos en un puente y nos quedamos a dormir ahí abajo, con ellos. Allá comí un pollo en barro. Ellos fueron y robaron dos o tres pollos, con plumas y todo lo cocinaron, los vaciaron hicieron barro. A la mañana ellos se fueron y yo me fui a Rosario. Pregunté a uno si había trabajo en el frigorífico, pero no había, no tomaban, echaban pero no tomaban. ¡Y qué hago yo ahora? Otra vez no tengo plata. Y me recordé, que vi la película de Arturo de Córdoba, no se si la vió usted? Dios se lo pague, con OIga Zubarry. Él de noche iba de limosnero. Y me acordé, y fui y me senté en una iglesia, junte cinco pesos. Y con esos cinco pesos volví otra vez a Berisso. Seguí, seguí como seis meses. Después empecé otra vez.

Otra vez Berisso

Volví al frigorífico, pero ya no en la tripería.

Trabajé dos meses en el Armour. El Armour era de los Ingleses y el Swift de los norteamericanos.

Pero luego me fu a Chaco.

Chaco.

Y cuando fui al Chaco me quedé un mes y me volví. No me gustó el campo de acá [de Arentina] Yo escapé de Europa del campo y voy a trabajar aca. Y volví a Berisso.

Otra vez Berisso

Yo era amigo de un contador [del Swift] y un di voy a pedir trabajo.

Al jefe de personal yo lo conozco. Entro a la oficina y me dice:

-Oh! Boris qué hacés acá?-

-Vengo a pedir trabajo, quiero trabajo, pero de noche y en la picada.-

-Justamente hay vacante-

Enseguida me hicieron los papeles y me dice:

-Venga a la una a buscar la tarjeta de identificación para empezar a trabajar esta noche.-

Voy a la una, me llama García, Jefe de policía, uno petisito. Me llama:-Boris, vení acá. (él me conocía ya por Boris, ya me conocían todos por Boris). No te puedo dar el trabajo porque vos estás en el libro negro. Ya estás asentado como comunista.

-Mlrá García. no importa, gracias igual, no se haga problema-

En eso sale el contador de la compañía, Martín Murpluy se llamaba, un muchacho joven, y me dice:

-Boris, qué haces acá?-

-Vine a pedir trabajo pero no me lo dan.- Le cuento: asi, asi y así.

-Venga mañana a la mañana-.

Voy al día siguiente a las nueve. sale él de adentro (siempre tenia la costumbre de tener la mano en el bolsillo del guardapolvo), y dice:

-Tomá, andá a trabajar esta noche dónde pediste.-

Entre a trabajar, un mes y me pusieron como inspector de la carne .. No pasaron dos meses me pusieron a controlar todo el trabajo, siempre el cuchillo en la cintura, delantal, todo. Un día Tissone,el jefe, me dice:

-Boris, ahora dejas y vas a lavar tachos toda la noche-

-¡Cómo no!-

Quedaba poca gen te porque había bajado el trabajo. Al tercer día me dice:

-Boris vos lavas todos los tachos?-

-Todos no, yo agarro un balde con agua hervida y paso un trapo, lo limpio y después voy al oleo, agarro aceite puro, llevo un bife ancho se lo regalo al muchacho y el muchacho me de aceite puro con lo que engraso todo: la noria, los tachos, brillan.-

A la mañana, cuando vienen todos, todo brilla. . ¡Nunca estuvieron tan limpios!

A la semana me dice:

-Boris, ¿Usted sabe pesar?-

-He vendido yerba, 800 gramos por un kilo- (y este se reía)

Shaun Tan - The Arrival 090.jpg

-Bueno andá a la balanza.- Cinco meses.

Estuve con cuchillo y delantal, de balancero, siempre de noche. -Boris, ya mandaron pesadores, ahora vas a cuidar la noria 3, porque vienen como diez, veinte de la cámara fría. Les vas a enseñar a trabajar. _No pasó tres días y dice: -Boris, sáquese el delantal y póngase el guardapolvo y la gorra: capatáz.-

-Un momento, acá quiero saber cuanto voy a ganar.-

-Uy, ¡Qué interesado que sos!-

-Si yo vengo a ganarme el peso acá.-

Y al día siguiente empecé con 2500 y llegué hasta 6000. Era plata. Pero yo todos los meses iba a la oficina y pedía al jefe: le digo:_Quiero hablar con el jefe divisional (era Grant, un muchacho que me quería, ¿sabe por qué?. Le gustaba tomar, le gustaban las mujeres. Estaba casado y la mujer trabajaba en la oficina general. Pero igual, no? .. ) quiero aumento. El me daba. Y así seguí trabajando dos años. Un día viene Villería, ¡Más mujeriego era!

A mi me conocía porque venia a mi tienda. Yo trabajaba en el frigorífico y abrí un negocio, en la calle Cádiz, Marsella, y dejaba paquetes ahí para regalarle a su novia. Y me dice:

-Boris, vos no tenés algún amigo que te arregle la cédula, que te ponga menos edad? Porque ahora. a fin de mes, a todos los que cumplen cuarenta años lo echan. Y yo conocía un muchacho, Antonito se llamaba. Su padre tenía una cigarrera en la Marsella. Me arregló la cédula, Siete años menos. Y lo llevo a la oficina de Villería, y él agarra busca mi tarjeta la tira y hace otra. No pasa una semana que me dice:

-Boris, tuviste surte te quedaste efectivo. Yo me hice argentino cuando estaba sin trabajo. Porque si era búlgaro no lo tomaban en ningún lado. No pasó un año, Viene Villería a mi casa para decirme que se jubila, y yo pienso que si tuviera el documento como antes me podía jubilar al año siguiente. Le digo a Villeria y me jubilé siete años antes. Y asi trabajé y luché y anduve en todos lados. Pero estos frigoríficos eran un desastre. Entrábamos a la mañana a las cinco y no sabíamos a que hora salíamos. Le daban una hora para comer, corriendo para ir a comer y volver. Por esto yo dije siempre: eran un matadero de gente estos frigoríficos. Después cuando vino Peron, ya dieron 8 horas, empezaron a respetar más, pero también los obreros se abusaron mucho.

Yo me jubilé a los 59, en vez de hacerlo a los 67.

El objetivo de la entrevista a Boris y de la investigación en general era ver cómo jugaban las filiaciones étnicas y de clase. Como se articulaban, entrelazaban etnicidad y clase en la década del treinta:  su condición de obrero industrial, y su condición de búlgaro-eslavo. La entrevista es una entre muchas, a eslavos de Berisso: Búlgaros, Eslovacos y Yugoslavos.

Pero en este blog, que no es de historia ni de entropología, ni de….nada, lo que me interesó es Boris. Ni el Taylorismo,ni la historia de Berisso, ni la de Bulgaria, ni la de la industria de la carne, ni del Pacto Roca-Runciman, ni la del Partido Comunista, ni la de José Peter, ni la antropología, ni del movimiento obrero organizado, ni  el material con que se construirá el Peronismo. Aunque si a usted le interesa entender al Peronismo, no podrá hacerlo si se saltea este cacho de la historia: las ideas políticas de los migrantes, las condiciones de trabajo en las décadas del veinte y del treinta, el rol de los capitales extranjeros, la post-guerra europea (me refiero a la que ocurre luego del 18),  la crisis del 29 y el proceso de industrialización por sustitución de importaciones,  el puterío entre José Peter y Cipriano Reyes. Justo digo esto último un 17 de Octubre. Imagínese lo que le significó a un obrero industrial de la industria de la carne, dejar de llevar las herramientas de la casa, tener refrigerio, descanso y la reducción de las horas de trabajo de 17-18 a 8 . Muchos comunistas se hicieron peronistas. ¡Y cómo no!

Pero me fui. Insisto. En este blog, esta es la historia de Boris, y también, la de la gente que se tiene que ir, porque el presente no le muestra el futuro.

Shaun Tan - The Arrival 001-002.jpg

Epílogo: Juan Mincheff, la persona que le prestó el nombre a Boris, también emigró a Berisso.
Ambos murieron el mismo día: 28/9/2000