Sudaca renegau, renegau, renegau….Utopística

Krishtina habló en el G20. En la reunión de soberanía alimentaria se mandó el rock and roll del anarco capitalismo al que le opuso los controles, el eje en el trabajo y la regulación estatal vs el capitalismo financiero sin reglas.
No le voy a decir que me disgustó que se plante y se transforme no solo en Presidenta Argentina: va pa más. Estadista y líder regional y mundial. Pero hay una posición renegada en el que suscribe. Recordó sus convicciones universitarias, dijo…”quien diría que yo un día diría esto” propuso un capitalismo en serio. Habló de la realpolitik. Por si no lo sabe, hay allí una concepción pragmática de la política: lo que le sirve a la Nación en las actuales circunstancias internacionales. Y qué quiere que le diga… ese rock and roll me produjo orgullo, alegría, decepción y desconcierto.

La realpolitik no se cuestiona preguntas tales como: ¿Hay un capìtalismo bueno?… ¿No es acaso el capitalismo financiero una fase natural del modo de producción capitalista?…¿No es el capitalismo un sistema en el que se decide en base al cálculo inversión/beneficio?… ¿No es una huevada balbucear un capitalismo humanista?…

La realpolitik no tiene ética ni moral. Y por suerte
está a cargo de una mina que tiene ovarios grandes y no de los blogueros ignorantes como yo, que reflexiona sin costos ni la responsabilidad de conducir un colectivo gigante lleno de gente que como característica compleja tiene la de ser un montón de argentinos.

Immanuel Wallerstein escribió Utopística. Y yo que tengo fiaca citaré de momoria, así que antes de reproducir cualquier cosa de este post y de este blog, chequee. El libro es polémico porque se tira contra la utopía. Usted dirá que es un reaccionario gorila hijo de puta… Y capaz que si, pero pere un cacho. El tipo dice: en nombre de la utopía se cometieron errores terribles (Muchas erres… tengo fiaca para buscar sinónimos). Los errores se cometieron porque no se analizaron las condiciones iniciales (no es lo mismo llegar al socialismo desde el zarismo que desde el capitalismo industrial, por poner un ejemplo). No hay que poner una zanahoria inalcanzable. Póngase una meta tal que cada tanto usted pueda darle un tarascón y ver qué onda. ¿Le gustó?… Bueno, tonce va por más.
Utopía quiere decir “ningún lado”. Pero se supone que queremos ir a un lado. ¿A donde? La isla de Utopía de Tomas Moro era Inglaterra. El no lo decía, pero era allí donde quería llegar. ¿Y nosotros?…
Utopística es un futuro posible al que se puede llegar, analizando las condiciones de las que partimos, las fuerzas que tenemos, los obstáculos que debemos sortear, trolls y otros monstruos. Otra de sus palabritas es futurible: es decir neologismo que junta futuro + posible.
Piense al berre. Piense el lugar posible y de allí el camino inverso. Y llegue a hoy. y entonces ya sabrá lo que hay que hacer mañana y pasado y la semana próxima. Meta a los malos como parte del plan: no planifique pensando que no hay piedras. Están. Son parte estructural del plan: las hago amigas, las mato, las anulo, las alío?… Eso también es parte del plan.

Sin darme cuenta plagié a Carlos Mattus, un planificador de Allende. Pero a estos planificadores les falta la gente, el pueblo. Pa donde queremos ir nosotros?… ¿Y ella?…

PD: le dejo como tarea. Buscar Immanuel Wallerstein en Google. A Carlos Mattus. Buscar musiquitas y dibujos para tanto palabrerío. Corregir las faltas de ortografía, errores de tipeo y sinsetidos semánticos. Gracias (le sugiero http://www.youtube.com/watch?v=A-tjM8bWUZo&feature=related pero decida usted)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s