La mirada de los otros IV. (Cancha pesada)

La cancha está pesada, llovizna. El piso ya no chupa, hay charcos. Tengo que hacer el techo y llueve… Hoy me traen la arena y las maderas. Si el post pica, se juega igual…  Ahí vamos.

Pero yo quería hablar de otra cosa.
Dese hace un tiempo  vengo molestando con la mirada de los otros. Sigo. Hoy terminé de leer el libro: Un antropólogo en Marte de Oliver Sacks. (Se lo regalo. Pinche acá)

No se trata de un antropólogo ni de Marte. Esa frase pertenece a Temple Grandín, una autista que trata de contarle a Sacks cómo la desorientan las emociones: le dijo que frente a ellas se sentía como un antropólogo en marte.
(Puede ver la película Temple Grandín. Tiene Asperger y a pesar de ello se graduó como Ingeniera Agrónoma en la universidad. Dejo aquí el enlace para bajársela)

Oliver S. es un neurólogo británico, con una mirada particular de la salud/enfermedad. Tiene la capacidad de mirar integralmente a sus pacientes, involucrarse, convivir (una especie de observación participante antropológica) y también de escribir libros.
Aquí toma siete historias. No hablaré de cada una de ellas. Algunas me hicieron reír y a la vez me conmovieron al punto de llorar. Leyendo me transformé en autista, pintor ciego al color, hippie, cirujano tourettico (Con síndrome de Tourette).

Una de las historias es la de Stephen Wiltshire. Es autista y dibuja. Lo pasean en helicóptero y luego pude hacer una panorámica con detalles de toda una ciudad. Vea su página

Durante el fin de semana largo, fui albañil y también asumí muchas personalidades. Lloré. Reí. Entendí un poco más a mi hijos. Gracias Oliver.

En el andamio, mientras trabajaba, escuché mi nuevo descubrimiento: El Niño Josele y su disco Paz.
El Niño Josele es un guitarrista de flamenco, pero le entra también al jazz. (Mi ignorancia es ilimitada). En el disco Paz hay un homenaje a Bill Evans. La versión de Waltz for Debby es hermosa. (todo el disco está buenísimo).

Anuncios

2 pensamientos en “La mirada de los otros IV. (Cancha pesada)

    • Chasgracia Alexandra 🙂 La antropología en sus devenires,en una época, fue relativista. Trataba de entender al otro desde sus valores/significaciones. Ya no me creo eso como posibilidad, pero arrastro un relativismo metodológico, una especie de deformación profesional que me incita a imaginarme las motivaciones de los otros para actuar, pensar y decir. El mérito de este post lo tienen Sacks y El Niño Josele, que rascan justo donde pica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s