Quijote

De niño jugaba con libros  antes de saber leer.  Siempre fueron objetos amigables. Por alguna razón -que tranquilamente  puede ser la casualidad-  el primer libro para grandes que intenté leer  fue El Quijote. Me entró por sus imágenes, los grabados de Gustave Doré.

(pinche en las imágenes para agrandar)

Claro que también estaba el texto del tipo ese que lo escribió, el ilustre desconocido de Cervantes, que vengo a revelar acá…  El castellano de Cervantes me sedujo, como lo hizo poco después Quevedo con La Vida del Buscón llamado Don Pablos.

No me era posible imaginar  físicamente otro Quijote, que no fuera el de Doré.

Vi cientos. Lo de Picasso, Dalí. Pero el Quijote era el de Doré.

(Pinche sin temor)

Hace un tiempo conocí el trabajo de Miguel Rep. Quedé maravillado.

(Si pincha al Quijote, le dolerá, pero podrá ver verlo en el contexto del blog de Miguel)

No haré ninguna  apreciación técnica, porque no sé un carajo de arte. Cual anarquista expropiador, hice mío el Quijote montado en el desnutrido Rocinante.

Sería tan feliz sin la culpa…Ese es otro tema.

Le escribí a Rep contándole el latrocino. Contestó y perdonó. Fue como si Doré, o Cervantes dijera, no hay problema, pibe, -que más o menos esas fueron las palabras-  La culpa judeo-cristiana, en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s