El Odio

Una vez sucedió. Vinieron en ordas. No tan negros como los de África, pero oscuritos. Caminaron por el espacio destinado a los autos. No vestían del todo a la moda. Se instalaron en la Plaza frente a la Casa de Gobierno. Pisotearon todo el pasto. Seguían llegando. Yo pensaba… -¡Hasta cuándo, Dios mío!…-

Irradiaban un olor ácido. Subieron el tono de voz. Hablaban con acentos diferentes, muchos con ese cantito pajuerano de las domesticas….¡Algunos orinaron los árboles!.

Se sacaron el calzado. Metieron sus pies horrorosos en la fuente. Casi seguro decían malas palabras. Escupieron el piso. Eso si vi. Algunos se persignaron y otros no. Una invasión, mersa, inculta, pobre, grasa. Un aluvión… zoológico. Si, esa es la palabra.

Después llegó la yegua y se hizo costumbre. Ahora seguro los traen como los arreos de la estancia, viste?. Te juro que si yo hubiera tenido un avión, en ese mismo momento los llenaba de bombas. Ahora es tarde…

Escribir lo de arriba me costó un poco de dolor de panza. Imaginé entrar al túnel del tiempo y la posibilidad de escuchar  a una oyente paqueta de Radio 10.

El odio tiene raíces profundas.  Si pincha aquí podrá escuchar  “El Odio” editorial de Eduardo Aliverti en su programa Marca de Radio del 20/02/2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s