Sténcil

Diré algunas cosas sobre el sténcil. No espere un ensayo, ni un trabajo académico, son solo algunas reflexiones. Tomaré como referencia sténciles que fotografío en La Plata cuando camino tres veces por semana desde Plaza Moreno hasta el Ministerio de Desarrollo Social.
Hay algo de ese arte que me atrapa: como el grabado, es replicable, -pero no tanto-. A veces cambia de color, pero no sólo porque el artista cambia de aerosol. Como es arte libre, se despinta, muta con la luz solar. Convive con la vida pública urbana. Muere tapado por afiches, pero ocasionalmente resucita.
El sténcil se enamora,

se enoja,

cambia de pareja.

Es atacado, acechado.

Puede ser ultraderechoso y reaccionario, pero siempre habrá alguien que lo ponga en su lugar.


Puede ser impugnador:
del sistemas político,

de los modelos familiares,

de las relaciones de género,

sobre la infancia en peligro que bajo ese discurso es tratada como infancia peligrosa,

sobre el abuso policial,

la exclusión social

Sobre la desmemoria (Desaparición de López, por poner un ejemplo)

Puede ser anticapitalista,

Puede ser expresión de un colectivo o un acto de responsabilidad individual.
Otras veces se desinteresa de la política

Todo el arte callejero me seduce: los malabaristas de los semáforos, los muralistas, los que hacen pintadas con consignas.
Los artistas callejeros son conscientes de lo efímero, pero hay allí un acto de rebelión. El sténcil tiene la estrategia de la plantilla o matriz: la obra puede ser sepultada bajo una mano de pintura o un afiche, pero se burla de la muerte replicándose aquí y allá. Si usted leyó a Walter Benjamin en “La obra de arte en la época de su reproducibilidad técnica” de 1936, vio que se queja de esa posibilidad, porque en la copia se pierde ese aura de unicidad estética. (Él está pensando, por ejemplo en el cine, respecto del teatro). Pues a mi esa capacidad de réplica me parece extraordinario: el arte se desacraliza, se expande, se populariza, se hace “nuestro”.

Los sujetos hablan y se expresan en las superficies de la ciudad. La paredes reflejan disputas, tensiones sociales. Me gustaría entrevistar a estos artistas. Por ahora estoy en etapa de registro etnográfico.

Si usted está leyendo esto, puede que se la haya pasado por alto la  pequeña pestaña,  abajo de la guerra sepia de carnaval, en la parte de arriba del blog.

Ahí, chiquito, dice “street art”, dése una vuelta por esos barrios y verá algo de lo que estamos hablando. Cada tanto se incorporarán más obras.

Cuando le decía que el arte estaba vivo en las paredes…

Anuncios

3 pensamientos en “Sténcil

  1. Pingback: Muestra de sténcil La Plata « El Sudaca Renegau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s